Dos cosas importantes:















1) MEDIADORES les recordamos que para poder continuar con las actividades públicas, promover el programa, ponernos al día con todos los pendientes, continuar con los diplomados, con la actualización de acervos y que el programa se siga manteniendo; es imprescindible que nos envíen sus informes trimestrales y/o material testimonial.

Ya estamos en septiembre, por consiguiente serían tres informes de lo que va en este 2011, por favor que nos los envíen o pónganse de acuerdo con alguna de las supervisoras de la Coordinación Operativa para que pasen a recogerlos. Por favor, es material que nos es necesario tener.

PARA LOS MEDIADORES DE NUEVO INGRESO: Ustedes no van a presentar ningún informe, ya que no cuentan con acervo aún, sólo se les pide que recolecten evidencias de sus avances, recuerden que se va a hacer trabajo de seguimiento con los maestros que tuvieron dentro del diplomado.

PARA LOS MEDIADORES DEL GRUPO I DE ACTUALIZACIÓN: Ustedes SÍ van a presentar sus informes 2011 y su material testimonial va a servir tanto para el seguimiento dentro del diplomado, además de que será parte de sus informes.

2) PARA TODOS: A partir de esta fecha y a más tardar el 30 de septiembre es PRIMORDIAL que nos manden la DIRECCIÓN Y HORARIOS ACTUALIZADOS de su sala de lectura (o grupo de lectores, en el caso de los promotores de nuevo ingreso), es de suma importancia que tengamos el directorio actualizado de la Red del PNSLY.

Si su sala o grupo es itinerante confirmen la dirección de su domicilio, si tienen más de una ubicación y/u horario, mándenos todas las direcciones y horarios, por favor.

Estos datos nos lo pueden mandar al:

correo electrónico salas.de.lectura.yucatan@gmail.com

Llamando al número (999) 9284317 o a la LADA sin costo adicional 01 800 83 22 383

O pidiendo una cita de seguimiento a cualquiera de las supervisoras de la Coordinación Operativa

Vía Mensaje al número celular 9999 10 25 31

También vía Messenger salas.de.lectura.yucatan@passport.com

O en Facebook, facebook.com/salas.de.lectura.yucatan. publicándolo en este Muro del GRUPO PRIVADO o vía INBOX (Mensaje privado).

Agradecemos de antemano su atención y como siempre quedamos a sus órdenes.




...

Recomendación de la promotora Denisse Herrera

En esta ocasión les dejamos la recomendación de la promotora Denisse Herrera que son los cuentos de Nasrudín, quien es un personaje mítico de la tradición popular sufí. les dejamos uno de los relatos que nos compartio Denisse y este libro para que disfruten algunas de sus historias:


Una capa pesada

Una noche la gente oyó un ruido espantoso que provenía de la casa de Nasrudin. A la mañana siguiente y apenas se levantaron lo fueron a visitar y le preguntaron: "¿Qué fue todo ese ruido?". "Mi capa cayo al suelo". Respondió Nasrudín.

Pero: "¿Una capa puede hacer tal ruido?" Le cuestionaron:

"Por supuesto, sí usted está dentro de ella, como yo lo estaba"








...

El retorno de Homero

De Guillermo Sheridan. ®

Ya he comentado, contrito, el intrigante desdén que el mexicano promedio muestra hacia los libros, a partir de un estudio de la OCDE que mostraba que el compatriotaje lee un promedio de 2.8 libros al año y que el 40% no ha puesto jamás los pies en una librería.

Una reciente invitación de la SEP a discutir los problemas de la lectura en México me llevó a preguntarme si las abundantes iniciativas, heroicas algunas, para crear lectores; si las ferias de libros que se multiplican, servirán para algo más que consolar las buenas intenciones. El tema “la crisis de la lectura en México” es un tema que, quizás, ha sustituido al tema “la lectura en México”: discutir por qué no se lee ha generado una suerte de industria paralela, quizás más productiva que la de la lectura.

“Lo que este país necesita es ponerse a leer La Iliada”, le dijo famosamente José Vasconcelos al general Obregón. Qué ocurrencia conmovedora y extraña la de ese cerebro misionero y prodigioso, ese sistema de ideas fantásticas, soberbia prosa y militancias contradictorias que fue Vasconcelos, para quien la necesidad de “desanalfabetizar” a México y ponerlo a leer fue una “emergencia histórica”.

Al frente de la SEP, como es de todos sabido, puso manos a la obra y calculó una colección de cien títulos que habrían de servir para conducir a los mexicanos hacia la igualdad y la libertad. De la mano de –entre otros– Esquilo, Eurípides, Platón, Dante, Goethe y, desde luego, Homero, el mexicano accedería a la conciencia de pertenecer a la cultura de occidente.

Muchos, en 1921, se burlaron de la empresa y la consideraron utópica, poco práctica y hasta delirante. Quizás tenían razón, aunque… ¿no son acaso las causas imposibles las únicas que valen el esfuerzo? Vasconcelos tachó a sus críticos de “intelectualillos despechados” y tuvo que defenderse, y a su proyecto, denodadamente. (Otros proyectos editoriales de su invención, revistas culturales y lecturas para niños, corrieron con mejor suerte, claro, como puede leerse en el libro de 1989 de mi querido amigo Claude Fell, Los años del águila pp. 479 y ss.)

El proyecto de Vasconcelos se detuvo a poco de iniciar su camino, pero alcanzó 17 títulos. Años después, en El desastre, un tomo de sus fascinantes memorias, Vasconcelos resumiría el revés con estas palabras proféticas que quizás avisoraban a la futura dueña de la educación nacional: “Así fallan, oh Patria, los esfuerzos de tus hijos mejores, aplastados por la política que otorga mando a los imbéciles y malvados”.

La cosa es que aquellos legendarios “libros verdes” de Vasconcelos reviven hoy en una hermosa edición facsimilar, publicados por el Fondo de Cultura Económica, la UNAM y la SEP. Vasconcelos mandó tirar 25 mil ejemplares de cada uno de aquellos volúmenes. El tiraje de esta edición conmemorativa, pragmático y realista, es infinitamente menor.

En 1921, Vasconcelos quiso acercar a los mexicanos a Homero. Luego de 40 años de impartir clases y 30 de escribir libros no deja de divertirme que, para el 99.9% de mis compatriotas, Homero sea ya una figura icónica, cotidiana y necesaria. A condición, va sin decirlo, de que anteceda al apellido Simpson.

-----


Agradecemos a Berenice Cardeña que nos mandará este valioso texto en un correo electrónico.


---
-

Bienvenidos a la nueva herramienta del PNSLY

...









Les hacemos una invitación a que visiten nuestro Canal de Youtube, que es básicamente la caja donde guardaremos todos esos vídeos que ustedes nos hacen llegar o que por nuestra cuenta vamos colgando indistintamente en este blog y/o en el muro de Facebook, este canal es solo un auxiliar para que ustedes encuentren el material audiovisual que necesiten o quieran volver a disfrutar de manera más fácil.

Este Canal es una extensión de las dos vías de comunicación virtual por lo tanto mantendrá el mismo orden y objetivos que hemos seguido hasta ahora, la diferencia es que acá no se les llama etiquetas (Secciones) sino "Listas de reproducción".

Sólo den click en las imágenes o encuentren el link en la barra izquierda de este blog.

Ojalá sea de utilidad para ustedes.





...

Volver a la infancia.





La sorpresiva lluvia del sábado, no cabe duda, era para Agustín Monsreal. Tenía su nombre en mayúsculas. En su libro "Juguetería literaria" el escritor define a la lluvia como el "agua que cae del cielo de muchísimas maneras, tantas y tantas, que casi podría decirse que hay una para cada quien y una para cada circunstancia". Por eso decimos que la del sábado, en el marco del homenaje al maestro Monsreal, era única y exclusivamente para él.

Reunidos en el CECUNY de Mejorada, ahí donde alguna vez dragones y soldados, el aguacero fugaz fue el preámbulo de una llovizna cargada de evocaciones. Los Niños Cantores de Yucatán prepararon un regalo muy especial para el escritor homenajeado: seis canciones estupendamente interpretadas que inundaron de emoción el instante.

Poco antes de las seis de la tarde el maestro Agustín Monsreal arribó acompañado de su esposa Laura Barrientos y Luis Solís Vázquez, Director de la Biblioteca Manuel Cepeda Peraza. No estoy seguro si ya desde entonces las aisladas gotas de aquella llovizna eran recuerdos lejanos que caían desde algún cielo de la infancia del escritor, pero aquel niño que años atrás, chapoteando en la calle 78 del Barrio de Santiago se había cortado la pierna por accidente, ya estaba ahí tomando su lugar en la primera fila.

Llueven las dos primeras canciones: "El tuqueque" y "La muñeca fea", de Emilio Sojo. La voz conjunta de los Niños Cantores de Yucatán no es otra cosa que un tierno murmullo de inocencia y dedicación. Los dirige el profesor Gaspar Gamboa Sosa mientras que sobre el teclado la profesora Teresita Novelo Pavía hilvana las melodías.

Pienso en los años que me aventaja el maestro Monsreal, son cuarenta, los mismos que cumple como escritor. No imagino la infinidad de cosas que habrá vivido en cada uno de esos días, la cantidad de sueños, palabras, ficciones que de él han emanado. Quizá por eso hoy su paso es calmo y sereno como esos árboles de la plaza que dan tanta sombra y necesario oxígeno.

Y mientras, mientras la tierna llovizna de estos niños y niñas continúa con otra canción. El auditorio los aplaude, el homenajeado también, la emoción persiste. Lo mismo sucede cuando Justino Carrillo, Mirza Herrera (Mediadores de Salas de Lectura) y Jorge Cortés leen fragmentos de algunos cuentos de Monsreal que al público hacen reír.

Monsreal toma la palabra. Los niños cantores, atentos, escuchan. El escritor les habla sobre la felicidad, sobre la maravillosa edad de la infancia: "yo también fui niño", les dice. Y emprende un excelso discurso que reflejó en cada palabra la emoción contenida. Agustín Monsreal volvió a la infancia únicamente para reflexionar este presente. Hizo alusión al día en que chapoteando en su calle de Santiago se cortó la pierna y pensó que el mundo se acababa, que no recibía la atención necesaria.

Esa cortada a la distancia, admite, "ha sido lo mejor que he tenido". Es Monsreal hablando del amor y de la felicidad. Es el gran escritor afirmando que la literatura lo ha hecho útil y feliz. "La literatura ha sido una manera de ser, una manera de estar en el mundo". Es la lluvia con su inmensa sabiduría diciéndonos en cada gota, en cada cana, que la felicidad es un estado interior.

Vuelvo a la definición de lluvia: "se utiliza también como tema de conversación, como metáfora, como mero recurso de la imaginación, existe: la que forma charcos y regocija a los niños porque les permite salir a empaparse y a chapotear en las aceras…"
Definitivamente la del sábado era de Agustín.







...

Les dejamos este video sobre el programa "Lectura compartida" de la Universidad Deusto en Bilbao, España.






Si desean saber más sobre esta investigación les recordamos la página web:




...

Recomendaciones para cuidar nuestros acervos

...

Hoy les dejamos las recomendaciones de la mediadora Lilia Angulo Bermejo, quien nos dijo que debemos hacer para mantener nuestros acervos en buen estado en climas como el de Yucatán.

1) Fumigar nuestra casa o el lugar donde tengamos el acervo mínimo cada 6 meses.

2) Sacudir todos los libros mínimo cada mes para que el polvo no se vuelva caldo de cultivo de otros insectos y depredadores de papel.

Debemos sacudir las repisas o muebles y sacudir libro por libro y hojearlos, eso podemos hacerlo poco a poco, incluso Lilia nos sugiere que se vuelva una rutina, el tener que hojear un libro o dos para que se ventilen.

3) Lo ideal sería instalar un aire acondicionado y un deshumidificador en la habitación donde resguardaras tu acervo, para conservar el ambiente seco y fresco (27º - 30º). Pero si no puedes Lilia nos recomienda que destinemos un ventilador que de directamente a los libros y ventilar si es posible diario la habitación, abrir ventanas y puertas para que circule el aire.

4) Otro ideal si la casa donde vivirás es de mampostería es que “impermeabilices” las paredes que consiste en raspar la pared hasta eliminar toda pintura o acabado que tenga, que quede limpia la piedra, se le da una capa de chapopote, después una de cal, y al final una de cemento y ya al final vuelves a pintar o tapizar. Este proceso evita la humedad normal en ese tipo de construcciones.

5) En caso de no poder hacer ese trabajo, con que NO pegues el librero (mueble o cajas) a la pared y le destines el ventilador y mantengas limpio ese espacio, no tendrás ningún problema.

6) Si los guardas en cajas de cartón, ponlos dentro de bolsas plásticas, a modo de funda interior para resguardarlos del polvo con unas bolsas de manta de cielo con carbonato de calcio (lo venden en farmacias) para evitar la humedad.

Esperamos esto sea de utilidad.





...

"Seguiré leyendo mientras me quede un soplo de vida"



ENTREVISTA: HAROLD BLOOM Crítico literario

© Por Eduardo Lago
Públicado el 04/09/2011
en http://www.elpais.com

--------------------------------------------------------------------------------

Pasear por la literatura de la mano de Harold Bloom, uno de los mejores críticos de la historia, es un privilegio que ahora se multiplica gracias a 'La anatomía de la influencia', libro-testamento en el que muestra la fuerza su legado.
--------------------------------------------------------------------------------

Luz de agosto, la misma que hace 11 años, cuando lo entrevisté por primera vez, en verano de 2000. La casa, el jardín, las ventanas selladas, todo tiene el mismo aspecto. Entonces Harold Bloom era un hombre de 70 años, pletórico de energía, con bastantes kilos de más. Hoy me recibe un anciano enflaquecido que se apoya fatigosamente en un grueso bastón negro. Todo en la casa sirve de soporte a torres de libros, que se amontonan en los sofás, las sillas, los alféizares de las ventanas, en el suelo. Bloom dice haber superado ciertos problemas de salud, que califica de catástrofes. Constantemente bebe agua de una especie de biberón de plástico que recuerda la retorta de un alquimista. Es el crítico literario más importante de nuestro tiempo, por ser el único que ha sabido hacer llegar su portentosa sabiduría al lector normal, sin renunciar un ápice a la exigencia de calidad que es el distintivo de la gran literatura. Autor de más de 40 obras e innumerables estudios y artículos, Harold Bloom (Nueva York, 1930), que ocupa la Cátedra Sterling de Literatura de la Universidad de Yale desde hace más de medio siglo, acaba de añadir a su importante nómina de publicaciones un nuevo título: La anatomía de la influencia. En él vuelve sobre su más importante aportación al campo de los estudios literarios, el concepto de influencia. Se trata de una noción de considerable complejidad técnica, que Harold Bloom convierte aquí en el eje de un recorrido apasionante por las lecturas en que ha invertido toda su vida o, para decirlo parafraseando el título de su obra más emblemática, El canon occidental, un paseo por las mejores obras literarias de la historia. Simplificándolo al máximo, la influencia poética es un mecanismo que explica el proceso histórico de creación literaria, que Bloom caracteriza como una batalla formidable que los grandes creadores literarios de cada era se ven obligados a entablar con sus precursores, a fin de liberarse de la agónica influencia que ejercen sobre ellos los gigantes que los antecedieron. Alejándose del tecnicismo inherente a tan complejo proceso, Bloom desplaza el énfasis del libro a un terreno más humano y accesible, acercándolo a la realidad del día a día, como subraya el subtítulo que ha elegido para su obra: La literatura como forma de vida.

-La anatomía de la influencia es mi summa literaria, mi legado como crítico. El testimonio final de una vida dedicada a los libros. El verdadero asunto es la pasión por la literatura. Para mí, leer es la única manera de dar sentido a la vida. En el libro tiendo un puente a los millones de lectores auténticos de todo el mundo, lectores anónimos que contra viento y marea, pese a que corren tiempos terribles para la verdadera literatura, se niegan a renunciar a ella.

-¿Es su canto del cisne?

-En el sentido de que seguramente ya no tendré ocasión de escribir ninguna obra de la misma envergadura.

En lugar de hacer preguntas, sugiero leer en voz alta breves fragmentos, invitándole a iluminarlos con sus comentarios. Bloom acepta. "Gertrude Stein observó en una ocasión", leo, "que uno escribe para sí mismo y para los desconocidos, lo cual yo traduzco como hablar conmigo mismo, que es lo que nos enseña a hacer la gran poesía, y hablar con los lectores disidentes, aquellos que buscan instintivamente en solitario la literatura de calidad, desdeñando a los devoradores de J. K. Rowling y Stephen King, que llevan a sus seguidores al suicidio intelectual, haciendo que se despeñen en el océano gris de Internet".

"Hoy día se ha producido un abandono de toda exigencia estética y cognitiva que son las señas de identidad de la gran literatura. La literatura imaginativa, tal y como la cultivaban Shakespeare, Cervantes, Dante y Montaigne, ha cedido ante la basura abominable de best sellers como los que acaba de citar y cualesquiera sean sus equivalentes en España y el resto de los países del mundo. ¿Qué se puede hacer ante una situación así? Llevo años luchando contra ello, pero sé que es una batalla perdida".

Leo la siguiente frase: "Todos tememos la soledad, la locura y la muerte. Whitman, Leopardi o Hart Crane no nos curarán de esos espantos, y sin embargo esos poetas nos traen el fuego y la luz".

"Comentar eso es decir por qué leemos, por qué vivimos. Supongo que lo esencial es la alusión al fuego y la luz, manifestaciones elementales de la fuerza vital. En realidad, todo se reduce a la emoción y al deseo, a la palabra, el dabar de la Biblia hebrea, el logos de los griegos, o dicho de otro modo, el amor por cuanto vive".

Dentro de unos días regresa a la universidad, a impartir clases. La enseñanza, junto con la lectura y la escritura crítica, son sus grandes pasiones: "Será mi 56º año consecutivo como profesor de Yale. Si algo tengo claro es que jamás voy a retirarme. Jamás dejaré de enseñar ni de escribir". Bloom comenta que en estos momentos está escribiendo tres libros: un estudio de cinco figuras clave de la literatura norteamericana, un novelista y cuatro poetas (Herman Melville, Emily Dickinson, Wallace Stevens, Walt Whitman y Hart Crane). "Los otros dos libros se apartan radicalmente de lo que he hecho siempre: de una parte, unas memorias literarias que espero concluir antes de morir y, más novedoso aún en alguien como yo, una obra de teatro sobre Walt Whitman".

-¿Se sabe de memoria mucha poesía? ¿Le gusta recitarla?

-Toda, toda la poesía que hay bajo el sol. Esta mañana me desperté recitando la estrofa final del Diálogo entre el yo y el alma, de William Butler Yeats:

"Me contenta seguir hasta su fuente / todo evento en acción o pensamiento. / ¡Medirlo todo; perdonármelo todo! / Cuando así me libero del arrepentimiento / fluye tanta dulzura en nuestro pecho / que debemos reír y debemos cantar, / pues todo nos bendice, y es bendecido también / todo cuanto miramos".

Bloom acerca a la boca el biberón de agua. El gesto trasluce la extraña cercanía entre la ancianidad y la infancia.

-¿Recuerda a Harold Bloom cuando era un niño de 5 o 6 años?

-Lo recuerdo muy bien. Era un niño muy solitario, el menor de cinco hermanos, tres niñas y dos niños. Me refugiaba en un rincón del piso, en el Bronx, y me pasaba el día leyendo.

-¿Puede evocar algunas de las lecturas más importantes de aquellos años?

-Ingentes cantidades de poesía, en yiddish, y luego, cuando aprendí a leer inglés por mi cuenta, con 6 años, traducciones de las sagas nórdicas. Pero quizás el libro que más me afectó fue Moby Dick, con 11 años. Me hizo experimentar una angustia y un horror metafísicos que solo había sentido con Shakespeare.

Llega la hora de hacerse la foto, ritual al que Harold Bloom se somete con júbilo casi infantil. Elige cuidadosamente una gorra de los New York Yankees, de los que se declara fervoroso fan. Es conocido su empeño por hacer ejercicio durante las entrevistas. En este caso, se limita a subir y bajar las escaleras de madera que dan al jardín trasero de la casa. "Pregunte lo que quiera", dice. Aprovecho la ocasión para pedirle que se pronuncie sobre la gran novela norteamericana de nuestro tiempo. "Los grandes novelistas americanos vivos", responde con resolución, "son Philip Roth, Don DeLillo, Cormac McCarthy y el misterioso Thomas Pynchon, probablemente el mejor de todos ellos".

Tras decir esto, Harold Bloom da por terminada la entrevista, manifestando encontrarse muy cansado, y nos acompaña hasta la puerta. Inopinadamente, el fotógrafo le espeta: "Profesor Bloom, ¿le viene a la memoria un retrato memorable de un rostro hecho con palabras?". "El espejo de mano, de Edgar Allan Poe, un texto terrible", responde.

Al llegar a Nueva York, busco el poema, que es, en efecto pavoroso, solo que no lo escribió Poe, sino Walt Whitman, y consiste en una descripción escalofriante del cuerpo repugnante de un anciano. El desliz revela qué es lo que Bloom ve al asomarse al espejo: la muerte misma, que él mantiene a raya azogue en mano. Unos minutos antes, en el curso de la conversación, evocaba un verso de su amigo Mark Strand que dice: "El espejo no es nada sin ti".

Harold Bloom cierra la puerta tras de sí, dejándonos con la sensación de que al irnos no se queda solo en la casa. Lo acompañan voces, ecos, versos y frases que necesita recitar: "Decía Valéry que los poemas no se acaban, sino que se abandonan. Tampoco es posible escaparse del laberinto de la influencia. Una vez que se llega a su centro, eres tú quien empieza a ser leído con más fuerza de la que te ha sido conferida para adentrarte en la imaginación de otros. El laberinto es la vida misma. No puedo poner punto final a este libro, porque tengo intención de seguir leyendo mientras me quede un soplo de vida".





...
http://www.blogger.com/img/blank.gif

Renovamos el logotipo del Programa Nacional Salas de Lectura


Queridos amigos:

El Programa Nacional Salas de Lectura (PNSL) celebra la vitalidad e impulso que vivimos en esta etapa de crecimiento y fortalecimiento. Valoramos todo su esfuerzo y su apoyo, y nos da mucho gusto comunicarles que también se renueva el logotipo del Programa Nacional Salas de Lectura.

Nuestra maceta con la planta de libro se modifica para hacerlo más atractivo y darle más dinamismo y color a la imagen del PNSL. En este nuevo logotipo un rayo de luz produce que el reflejo de la planta forme la letra “S” de Sala, aprovechando la curva de abajo se insertó la forma cortada de la maceta.

El personaje estelar son los libros y el fomento a la lectura, así que creemos que con esta nueva imagen los carteles, trípticos, displays, promocionales y todos los productos que se generen para la difusión del Programa Nacional Salas de Lectura en todo el país lucirán más atractivos.

El nuevo diseño toma en cuenta el público objetivo que asiste a las Salas de Lectura —infantil-juvenil y adulto—. Con esta imagen abarcamos un espectro más grande para identificar a nuestras Salas de Lectura.

Para posicionar la imagen a nivel nacional les pedimos utilizar este nuevo logo en todos sus impresos, promocionales, constancias, documentos, páginas de internet y redes sociales relacionadas con las actividades del programa.

Dentro de la normatividad les pedimos no desvincular el PNSL del Conaculta y agregar en las plecas siempre el logotipo del Conaculta junto al del PNSL.


Atentamente,



Jesús Heredia Caamaño

Coordinador Nacional del Programa Salas de Lectura








...

Museo Fadrique de Basilea


Les invitamos a que visiten la pagina Web de "El Museo del Libro Fadrique de Basilea", también conocido como el Museo del Libro, que es un espacio museístico situado en la ciudad española de Burgos.

El Museo del Libro Fadrique de Basilea fue desde hace años el gran sueño de Siloé, arte y bibliofilia, fundada en 1997 por Juan José García y Pablo Molinero, y que centra su actividad y sobresale en la recreación facsimilar de los códices y libros que han marcado la historia del hombre. Este museo muestra su colección en una exposición didáctica con el interés de acercar a sus visitantes este fascinante mundo.

Abrió sus puertas el 23 de julio de 2010. La persona que da nombre al Museo,Fadrique de Basilea, fue el impresor más importante de Burgos en el siglo XV. Ejerció su profesión en la ciudad durante más de treinta años dejando de sí una importante estirpe de impresores. De su taller salieron algunos de los incunables más afamados de este periodo, como la primera edición de La Celestina.


La pagina Web es:







...

Poetas, hechiceros de la palabra



1. Selecciona del acervo diez o más libros de poesía.

2. Coloca los libros en el centro de una mesa alrededor de la cual se sentarán los participantes.

3. Indica que cada participante deberá imaginar que tiene que visitar a un adivino, pitonisa, brujo, vidente, mago, etcétera, para obtener la respuesta a una pregunta que le inquieta. Orienta a los lectores para que las preguntas tengan un carácter general.

4. La persona a tu derecha iniciará la actividad diciendo su pregunta en voz alta y el que le sigue (a la derecha) dirá un número al azar, y el que sigue (a la derecha) escogerá también un libro al azar y lo abrirá en la página que indica el número que se dijo y leerá la respuesta, que puede ser un fragmento de un poema.

5. La dinámica finaliza cuando todos los participantes hayan hecho su pregunta.

6. Trata de hacer de las “respuestas” algo divertido o misterioso.

7. Termina la actividad invitando a los participantes a comentar las coincidencias que pueden existir entre sus preguntas y los fragmentos de los poemas.



Piratería, enemigo común de libros impresos y digitales





El Financiero en línea
Con información de José R. Arteaga/MVC
0811


La versión en papel aún es rentable en México: Roberto Banchik





Después de dos años con tendencia a la baja, las ventas de libros en México habrían repuntado en 2010. Y pese a la mala racha que registraron, se mantienen a años luz todavía respecto al mercado de las publicaciones digitales.

Ambas industrias, la primera tradicional, la segunda de innovación, se enfrentan a problemáticas distintas y, casualmente, a un enemigo común: la piratería.

De acuerdo con los últimos datos de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), 2008 y 2009 fueron años de descensos en la comercialización de libros impresos. Sólo ese último año se produjeron 121 millones 853 mil ejemplares, lo que representa una reducción de 2.8 por ciento en comparación con el año anterior. Aún no hay cifras de 2010.

La comercialización de ejemplares en 2009 disminuyó 6.9 por ciento respecto a 2008, situándose en alrededor de 129 millones de unidades, equivalentes a ocho mil 237 millones de pesos.

Victórico Albores Santiago, presidente de la Caniem, aseguró que lo anterior da cuenta de una industria "con grandes problemas" asociados a la difícil situación de la economía mundial. A pesar de ello, adelantó que existe una ligera recuperación en las cifras de 2010 que serán dadas a conocer a finales de este año durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Los factores que detonarían el auge de las editoriales en el país, consideró, son la creación de estímulos fiscales similares a los impulsados en los años setenta, que incluían una reducción del 50 por ciento del Impuesto Sobre la Renta (ISR), y un programa de subsidios que permita volver a invertir las utilidades en la generación de más libros.

Recordó que en la actualidad la industria sólo cuenta con mecanismos de apoyo, como la exención en el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA), insuficiente si se compara con los soportes recibidos en otros países, que incluyen programas de estímulos a la exportación e incentivos para adquirir créditos.

El presidente de la Caniem manifestó que han tenido acercamientos con las secretarías de Economía y Crédito Público, en donde han planteado la problemática que vive la industria editorial, con el objetivo de lograr apoyos, sin que hasta el momento hayan fructificado.

Una de las peticiones que le han planteado al gobierno para mejorar su situación, es la posibilidad de editar los libros utilizados en las escuelas primarias en el país, como lo hacen ya a nivel secundaria.

El esquema considera que el libro sería vendido en un máximo de 35 pesos por unidad, y los costos de la producción se dividirían entre el gobierno federal con un 60 por ciento y los gobiernos estatales con el porcentaje restante.

Cabe recordar, que desde 1959 la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos es la encargada de elaborar los textos que se distribuyen en las primarias de todo el país.

Roberto Banchik Rothschild, director de Random House Mondadori en México, distribuidor de libros digitales e impresos en España y nuestro país, refirió que el papel del gobierno como único editor de los libros de texto de primaria "es un duro golpe a la industria editorial mexicana", y sugirió que en la medida en que el sector gubernamental deje de ser el productor de los libros y se convierta en el regulador de los contenidos "la industria editorial crecería muchísimo".



Nuevo reto

Un reto que asume la industria editorial nacional es la entrada de los libros digitales en el mercado mexicano.

Victórico Albores opinó que el libro digital avanza con "lentitud" en el país, pero reconoció que "se convertirá en un negocio que va a florecer" cuando logre sobreponerse a los altos costos que le significan a la población el adquirir los dispositivos diseñados para la lectura en las pantallas.

Detalló que la integración de la lectura digital en México trae consigo problemáticas que conciernen al entorno internacional, como el respeto a los derechos de autor y la proliferación de la piratería en mayor escala que la del libro impreso, lo cual podría ser "terrible" para la industria editorial.

Mencionó que de acuerdo con diversas encuestas a las que ha tenido acceso, la piratería llega a alrededor de mil 300 millones de libros en la red a escala internacional, cifra que va en aumento y que puede ser equiparable a la de los libros físicos que se distribuyen de manera ilegal en este momento.

Una de las acciones que ha emprendido la Caniem junto con la Coalición por el Acceso a la Cultura, de la cual forma parte, es el envío de una carta a la Presidencia de la República para que se sume a la firma de un acuerdo que pugne por el respeto a las leyes del derecho de autor, lo cual podría significar un apoyo a la industria editorial en su migración a los medios digitales con tal de evitar una "catástrofe" para el negocio de los libros.

Roberto Banchik indicó que en México todavía no existe una fuerte penetración de libros electrónicos, por lo que la empresa que dirige se está preparando para conformar su oferta, para cuando el mercado crezca.

Detalló que existe un círculo vicioso porque la venta de portadores de contenido electrónico no ha crecido debido a que no se han suministrado títulos suficientes en el mercado, en función precisamente de la baja penetración de los dispositivos entre los consumidores.

Aseguró que Random House Mondadori, preparándose para el despegue del negocio, incorpora de 20 a 30 libros digitales por mes a su oferta, que pueden ser adquiridos en algunas librerías del país.

Una alternativa para incentivar el mercado, dijo, ha sido la creación de empresas como Libranda, sitio de Internet encargado de almacenar y distribuir los libros de diversas editoriales, con lo cual buscan comercializar sus productos a un mayor número de usuarios.

Con relación al problema de la piratería, advirtió que una solución viable sería la adopción de controles tecnológicos, además de las alternativas legales que se pudieran poner en marcha.

Roberto Banchik afirmó que la transformación en la industria, en función de la demanda, traerá consigo el cierre de editoriales que no se hayan adaptado a las nuevas circunstancias del mercado; en contraposición, indicó, han surgido nuevas empresas que manejaban contenido sólo en Internet y que ahora editarán libros interactivos.

Concluyó que a pesar de las problemáticas "hoy por hoy, la industria editorial (impresa) es rentable".

Alberto Achar Abadi, gerente de mercadotecnia de Gandhi, indicó que desde hace dos años la librería ha puesto 20 mil libros digitales a la venta -algunos son gratuitos-, a través de su sitio en la red, de los que se descargan 300 títulos cada mes, pero sólo cien son comercializados.

Además, se sumó a la preocupación de la industria por las copias ilegales de las publicaciones, "ya que todo lo digitalizado termina siendo pirateado".

Achar Abadi señaló que el mercado de los libros es "complejo" y requiere que el volumen de ventas sea alto para ser rentable. Agregó que como librería seguirán creyendo en la existencia de un mercado nacional de venta de ejemplares impresos en el que continuarán su inversión.





...

Reportaje "Hábitos de lectura en México"

Visitas

Síguenos por correo electrónico

ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA
Vigésima segunda edición

Entradas populares

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails