CONVOCATORIA


CONSEJO NACIONAL PARA LA CULTURA Y LAS ARTES


DIRECCIÓN GENERAL DE PUBLICACIONES DE CONACULTA


INSTITUTO DE CULTURA DE YUCATÁN


SUBDIRECCIÓN GENERAL DE LITERATURA Y PROMOCIÓN EDITORIAL DEL ICY


Y LA COOORDINACIÓN OPERATIVA DEL PROGRAMA NACIONAL DE

SALAS DE LECTURA EN YUCATAN




Les invitan a que participen escribiendo una carta, con la temática que deseen, las opciones son las siguientes:



· ¿Cuáles son tus propósitos de año nuevo?

· ¿Qué fue lo que no le dijiste en este
2010 a esa persona que amas y quisieras decirle?


· ¿Qué le pedirás a los reyes magos?

· ¿Cuáles serán tus deseos y propósitos de
año nuevo dentro de cinco años?



Una vez elegida la temática de su preferencia, escriban su carta y envíenla a la Coordinación Operativa donde se hará una selección de cartas para leerlas el día 8 de enero a las 12:00 p. m. en la Biblioteca Pública Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza”; las mejores cartas se enviaran a la Coordinación Nacional de Salas de lectura para su publicación en la página
www.salasdelectura.conaculta.gob.mx y se escucharán en Radio Educación www.radioeducacion.com.mx


Las cartas serán recibidas hasta el día 06 de enero del 2011 a las 19:00 horas en la Biblioteca Pública Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza.” Calle 55 No. 515 por 62. Centro. O al correo salas.de.lectura.yucatan@gmail.com


Las cartas que deseen se lean pero sin mencionar al autor es importante que nos lo indiquen con un mensaje adjunto a la carta. La invitación queda abierta para todo público y por supuesto pueden reenviar esta convocatoria a todas las personas que deseen.





Coordinación Operativa.


Programa Nacional de Salas de Lectura en Yucatán http://salasdelecturaenyucatan.blogspot.com/


TEL. 9284317

LADA SIN COSTO. 01 800 832 23 83

Biblioteca Pública Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza”

Calle 55 No. 515 por 62. Centro. Mérida, Yucatán

La Sala de Lectura del Conaculta en la FILIJ, una irresistible invitación a dejar volar la imaginación

El espacio ofrece una videoteca y los mayores avances con la tecnología puesta a disposición del lector


Somos lectores y seremos más, ese es el lema de batalla de las Salas de Lectura del Conaculta, y el mensaje no excluye a nadie. La Sala de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes invita a leer nada más de pasar frente a ella y ver a los niños y jóvenes tirados cómodamente abriendo su mente a la imaginación.

En una carpa instalada en los jardines del Centro Nacional de las Artes se encuentra este recinto habilitado para acercar los libros a quien así lo desee. Y mucha gente se acerca, entra, hojea, se interesa y le pierde el miedo a los libros.

En la FILIJ los escolares, sobre todo los de primaria, se arremolinan en torno a los libros de la Sala de Lectura, acompañados de sus padres o sus maestros. Pero también hay jóvenes, solos o acompañados.

Y es que esta Sala de Lectura está acondicionada para disfrutar cómodamente del acervo bibliográfico con que cuenta. Los lectores tienen la opción de sentarse en una silla o recostarse en una especie de colchoneta, mientras leen un ejemplar y dan rienda suelta a la espiral de la imaginación.

Cuando uno lee ya no está solo. Leer es dialogar y cuando se dialoga la soledad se declara abolida, expresó alguna vez el escritor y cronista, Carlos Monsiváis y esa es la invitación que la Sala de Lectura mantiene a la entrada de la carpa, como una manera de atraer lectores, animarlos a tomar un libro y a disfrutarlo dentro de las instalaciones.

Pero esta sala tiene una peculiaridad, también cuenta con una videoteca y tiene a disposición del público 50 títulos de películas que pueden verse en una pantalla plana de 42 pulgadas.

De acuerdo con Karla Hernández, del área de Fomento a la Lectura y el Libro, esta es la primera videoteca que se instala en una de estas salas, gracias a la colaboración de la Cineteca Nacional.

Cuando finalice la FILIJ, explicó, esta sala de lectura será entregada a la comunidad de Lomas de Poleo, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El Programa Nacional de Salas de Lectura cumple 15 años y fue creado por la Dirección de Publicaciones del Conaculta con el objetivo de propiciar el encuentro entre lectores y libros. Sus logros son destacables:

• 3 mil 476 Salas de Lectura activas en todo el país, atendidas por Mediadores de lectura voluntarios.

• Más de 635mil libros han sido entregados.

• 295 Salas de Lectura atienden a públicos específicos (en hospitales, reclusorios, albergues infantiles, clubes de la tercera edad).

• 231 Salas de Lectura se abrieron en comunidades mexicanas en el exterior: Illinois, California, Arizona, Texas, Georgia, Oregón, Florida.

• Se han realizado 12 Encuentros Nacionales de Mediadores de Salas de Lectura y uno a nivel internacional.

• En 2007 se creó un programa especial con Sedena, para la instalación de Salas de Lectura en el Plan DN3E que auxilia a la población en casos de desastres.

• En 2009 se realizó el Primer Censo Evaluación del Programa que identificó el número de Salas activas en el país, quiénes eran sus usuarios y qué necesitaban lectores y Mediadores.

• El 72% de la población atendida son niños y jóvenes.

• En los últimos dos años se distribuyeron en las Salas de Lectura de todo el país 6 mil ejemplares de libros en Sistema braille y 12 mil ejemplares en maya, tzeltal, tzotzil, náhuatl, mixteco y dos vertientes del idioma zapoteco: dixsaa y distee.

• Según la Encuesta Nacional de Prácticas y Consumo Culturales(Conaculta, 2004), las Salas de Lectura satisfacen alrededor del 3.3% del acceso a los libros a nivel nacional, operando en poblaciones que no cuentan con otro acceso al libro, debido a la falta de bibliotecas y librerías.

• Este año el Programa Nacional Salas de Lectura fue seleccionado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc) como un programa modelo para reproducirse en Latinoamérica como parte del Portafolio Regional de Proyectos de Lectura (Porleer).


Hasta el 21 de este mes la Sala de Lectura de la FILIJ tiene programadas actividades como narración oral, lectura en voz alta, conversación y relatos.

Un grupo de mediadores de lectura del Estado de México y la ciudad de México llegarán a la FILIJ para susurrar poemas al oído de los visitantes. Asimismo, se realizará el taller Todo cabe en una Sala, juegos de palabras, escritura lúdica, conversación y relatos, dirigido a niños y jóvenes.

Para los jóvenes, hay una Zona Twitter en la que pueden escribir reseñas breves y cuentos de 140 caracteres basados en el acervo de libros del Programa Nacional Salas de Lectura, integrado por poesía, novela y cuentos.








...

Fuente de la información: www.conaculta.gob.mx

Imagenes del muro de Facebook del Programa Nacional de Salas de Lectura


...

¡UNA GRAN FELICITACIÓN!

Para el coordinador Iván de Jesús Jiménez Balam por ser seleccionado para recibir uno de los apoyos del PACMYC con su proyecto "Tzolkin" ordenando los días.

¡En horabuena!




La FIL de Guadalajara



Por Jorge Cortés Ancona ®


Ha concluido la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), que en esta edición 2010 tuvo como invitada a la comunidad española de Castilla y León, por lo cual se hizo presente un nutrido grupo de escritores de diversas generaciones de dicha región ibérica, encabezados por el poeta Antonio Gamoneda.

A mucha gente le resultará difícil de creer que ésta sea la feria comercial más grande de la capital jalisciense, la que atrae más público por encima de otros rubros. Gran número de gente paseando, mirando y comprando, a la vez que una cantidad inimaginable de libros de decenas de países y centenares de editoriales y miles de autores.

Hay un momento en que la saturación es total, empezando por el tránsito vehicular. Como en esta ocasión el hotel sede de la reunión de fomento a la lectura a la que asistimos en el marco de la FIL se encontraba a una distancia que obligaba a tomar taxis y a sufrir los embotellamientos que ocurren en la Avenida de las Rosas y en la Mariano Otero --en cuyo cruce se ubica la sede que es la Expo Guadalajara--, ya llegaba uno con cierta tensión. Algo distinto a los años anteriores en que nuestro hotel sede quedaba a unos dos kilómetros y podíamos ir y volver caminando por la agradable avenida arbolada cuantas veces quisiésemos.

Es motivador ver esa celebración de los libros y de la lectura, que se vea a tantos jóvenes aun cuando a menudo concurran en calidad de alumnos o a relajear en grupo (porque se venden comida y bebidas, hay diversos medios audiovisuales al acceso y muchos otros estímulos para el público en general), que asistan tantos autores de libros de diversa índole, desde los literarios, académicos y políticos hasta los de autoayuda y televisivos. En los pasillos y en los salones de eventos vemos pasar a una cantidad de celebridades, aunque en esta ocasión no me tocó ver a ningún político ni a ningún representante de los medios masivos comerciales.

Este año el Programa de Fomento a la Lectura del Conaculta, a cargo de la Dirección General de Publicaciones, organizó el encuentro de promotores con el tema “Lectura, marginalidad y pobreza”. Fue sacudidora la conferencia inaugural que estuvo a cargo de Sergio Fajardo, ex alcalde de Medellín, Colombia, y cuyo proyecto de vida, propuestas y reflexiones produjeron un sacudimiento en todo el público. Son muy escasas las ocasiones en que escuchamos a un político hablar de manera directa, clara y sencilla, presentando con orgullo las soluciones viables y efectivas para los problemas de su comunidad. Fue muy estimulante el hecho de que haya procurado recomponer positivamente las condiciones sociales de su ciudad devastada por el narcotráfico y espero referirme en detalle a su trayectoria y logros sociales.

La FIL de Guadalajara no ha dejado de ofrecer actividades de interés, no sólo de lectura sino también en cuanto a conciertos, presentaciones escénicas y exposiciones de disciplinas visuales. Sin embargo, tengo la sensación de que en este año hubo cierta baja cualitativa, debido quizá a cierta repetitividad. Para mí fueron decepcionantes muchos estands del área internacional, que no parecieron preocuparse mucho por traer obras nuevas, y en general los descuentos no se dieron con generosidad. Algo sentí de estancamiento y un airecillo de apatía (¿o sería mi cansancio por tanto ajetreo de eventos?) en el amplio conjunto de actividades así como en las inasistencias de tantos escritores invitados.

La FIL ha sido uno de los mayores ejemplos en el mundo de una obra cultural que reditúa muy respetables recursos económicos. Contribuye en alto grado a la educación y al ocio productivo de la población mexicana, en particular la de Jalisco, y es todo un acontecimiento que atrae a un tipo especial de turismo. Pero en buena medida por esa saturación de libros, autores, público, tránsito y eventos, siento que la FIL debe evitar caer en una espiral que la haga estancarse. Dada la creadora voluntad que la caracteriza, es de esperarse que en los años venideros presente cambios que ratifiquen su gran importancia dentro del contexto cultural iberoamericano.



_____________________________________________________________

Si desean más información sobre la FIL, pueden consultar la página web:

http://www.fil.com.mx/
...

"Lejos del edén..."

...





Tercera colección de Caravana Joyería Artesanal

Presentación este JUEVES 16 de diciembre a las 19:30 hrs.
...En La68 Casa de Cultura Elena Poniatowska

Calle 68 x 55 y 57 Centro, Barrio de Santiago

¡JOYERIA, LIBROS, LECTURA, TODO EN UN SOLO ESPACIO!

Un logro de la coordinadora Rosa Maria Garduza "Rosmy"

¡Muchas felicidades!

¡Muchas felicitaciones!


¡Los mediadores de PNSLY andan muy activos! Felicitamos a nuestro queridos promotores

Armando Pacheco
por haber obtenido el tercer lugar del Premio Nacional de Poesía Joven "Jorge Lara"

y a los mediadores

Fernando de la Cruz e Ivi May
por ser ganadores del Segundo Concurso de Creación Literaria Dante 2010


...

EL INSTITUTO DE CULTURA DE YUCATÁN

a través de la

SUBDIRECCIÓN DE LITERATURA Y PROMOCIÓN EDITORIAL

y el

PROGRAMA NACIONAL DE SALAS DE LECTURA EN YUCATÁN

tienen el honor de invitarle a la lectura en voz alta en

HOMENAJE A EL POETA MEXICANO OCTAVIO PAZ
(1914-1998)

a 20 años de haber recibido el Premio Nobel de Literatura 1990


La cita es el próximo viernes 10 de diciembre a las 20:00 horas en la
Biblioteca Pública Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza”
(Calle 55 No. 515 por 62. Centro. Mérida, Yucatán)






CONFIRMAR SU ASISTENCIA A:


Coordinación Operativa.
Programa Nacional de Salas de Lectura en Yucatán

http://salasdelecturaenyucatan.blogspot.com/

TELÉFONO. 9284317
LADA SIN COSTO. 01 800 832 23 83

Correo electrónico: salas.de.lectura.yucatan@gmail.com
Biblioteca Pública Central Estatal
“Manuel Cepeda Peraza”
Calle 55 No. 515 por 62.
Centro. Mérida, Yucatán

¿Es el transporte público la mejor sala de lectura?



® Por María José S. Mayo

www.elconfidencial.com
http://www.blogger.com/img/blank.gif


Para cualquiera puede resultar más que llamativo ver en las grandes ciudades numerosos lectores instalados en todos los rincones del metro o autobuses. Y es la sociedad moderna, llena de prisas y falta de tiempo libre, obliga a que la lectura tenga poco espacio en nuestras vidas. Por eso, el trayecto hacia el trabajo es para algunos casi el único momento que dedican al buen arte de leer. ¿Y qué lee la gente? Hay sitio para todo, si bien hay títulos que realmente copan los primeros puestos. Cualquier persona un poco observadora no necesitaba consultar la lista de los más vendidos para saber de la popularidad de libros como El curioso incidente de un perro a medianoche, El niño del pijama de rayas, Ángeles y demonios, y, cómo no, la trilogía Millenium, una auténtica plaga. También del boom de Ildefonso Falcones y La Catedral del mar, o de El capitán Alatriste, y Ken Follet y Los pilares de la tierra y sucesivos.

Muy atentos a todo esto han surgido propuestas interesantes. Una de ellas la de la empresa Vending Books, que ha instalado en varias estaciones de cercanías de Madrid algunas de sus máquinas expendedoras de libros. Paco Valtierra, propietario de la empresa, nos cuenta que lo que más se vende es, sin duda, el humor, la autoayuda sexual –tema favorecido por el anonimato del comprador que preserva la máquina-, cosas de Pablo Motos, y, por supuesto, best-sellers como El niño del pijama de rayas. Entre sus hits el precio bajo es el que manda, por eso los tres euros fueron realmente tentadores en el caso de Adelgaza mientras duermes y un cuento bilingüe de Carmen Posadas, El mercader de los sueños.

“A pesar de que es un negocio, intentamos incluir, por ejemplo, novela romántica o negra, porque aunque su venta es menor, es cierto que tiene su público”, dice Valtierra. Igualmente han dedicado su pequeña parcela a algún clásico como El guardián entre el centeno o Romeo y Julieta, escogiendo siempre muy bien las ediciones y sus portadas, ya que “es una venta por impulso”. Eso sí, da por hecho que sus beneficios nunca serán los de las máquinas de comida y bebida.


Relatos para trayectos cortos

La progresiva asunción de los transportes públicos como salas de lectura improvisadas ha llevado a que incluso muchos libros se conciban para tal propósito. Uno de los más exitosos y con una cuidada selección de relatos es Cuentos breves para leer en el bus (Belaqva), en el que se incluía a grandes autores clásicos como Poe, Chéjov o Kafka, y que tuvo su continuación en Cuentos breves para seguir leyendo en el bus. Otra aportación es la de Cuentos breves para ir y venir (Punto de lectura), más centrado en autores hispanos como Cortázar, Monterroso o Pérez-Reverte.

Otro buen indicador de esta tendencia es la presencia en metros (como el de Madrid) de pequeñas bibliotecas: los Bibliometros. Con un promedio de 1.000 lectores por mes, su pequeño y seleccionado catálogo está desde luego muy influido por las listas de ventas. Entre los más prestados se encuentran La soledad de los números primos, o El lector, recuperado con ayuda de la película de Kate Winslet. Arturo Pérez-Reverte sigue siendo un valor seguro, mientras que el mencionado El curioso incidente del perro, todavía sigue dando qué hablar.

Por todas estas razones hay que reconocer que darse una vuelta por los metros y autobuses de las grandes ciudades se ha convertido en una buena manera de saber lo que se lee en nuestro país. Y si bien la cosa no suele salir de sota, caballo y rey, hay veces que resulta de lo más edificante descubrir a alguien ensimismado en ese libro que en su día te cautivó y que no es tan conocido. Buen ejercicio éste de leer en el bus. Buena cosa, en definitiva, lo de hacer un doble viaje.


FUENTE:




...

IMAGINANTES

En el "X Congreso Nacional de Bibliotecas Publicas" realizado en nuestro estado en octubre del 2010, se presentò esta serie de capsulas que relatan anécdotas acerca de la obra de autores como Julio Cortázar, Francisco Toledo, Salvador Elizondo, George Steiner, David Lynch, Luis Buñuel y Carlos Fuentes, entre otros:




---






---

El ruido que hace alguien cuando no quiere hacer ruido

Por: Ivi May Dzib ®




Literatura para niños y jóvenes


El ruido que hace alguien cuando no quiere hacer ruido es un cuento de John Irving con ilustraciones de Tatjana Hauptmann, el cual fue coeditado por la SEP en el 2005 en la colección Al sol solito, de los Libros del Rincón. La traducción es obra de Victoria Alonzo Blanco.

Un ruido extraño despierta a Tom en la noche. Su hermano Tim no lo ha oído y sigue dormido. Tom, asustado va a buscar a su padre y juntos tratan de averiguar quién puede hacer ese inquietante ruido.

Este cuento sobre el miedo a los ruidos nocturnos se ha convertido, gracias a las ilustraciones de Tajatana Hauptmann, en un libro mágico para niños y adultos.

Las ilustraciones nos hacen ver cómo el niño observa la grandeza de la noche y la plenitud de lo que él ve como una inmensa oscuridad, pero también es una aventura de un pequeño que quiere encontrar la respuesta ante lo que oye, aunque esas respuestas al principio le suenen absurdas; el caso es que se pone a imaginar miles de cosas que podrían ser:


“-A ver, explícame mejor cómo era ese ruido que te ha despertado- le pidió su padre.
-Era como si un vestido de mamá, de esos que guarda en el armario, de repente estuviera vivo y quisiera saltar de la percha”.

“-Vamos a tu habitación y escuchemos ese ruido -propuso su padre. Allí se encontraba Tim, que aún estaba dormido y no había oído el ruido. Era un ruido como si alguien debajo de la cama estuviera arrancando clavos del suelo de madera. O como si un perro intentara abrir una puerta con su hocico húmedo, por eso le resbalaba el pomo; pero el perro no se daba por vencido; y acabará entrando, pensó Tom”.


El miedo se va apoderando de él, mientras que el hermanito plácidamente duerme sin saber que por el imaginario de Tom pasan infinidad de seres y monstruos:


“Era el ruido que hace un fantasma que se pasea por el desván y va dejando caer al suelo los cacahuates robados en la cocina. Era el ruido que hace alguien cuando no quiere hacer ruido”.


Al final, el ruido que hizo despertar también al pequeño Tim era el de un ratón, es entonces que los papeles se intercambian, porque es Tim quien ya no puede conciliar el sueño asustado por el roedor, mientras que Tom puede dormir de forma plácida al saber de dónde provenía el ruido.

Este es un libro recomendable para los niños pequeños, para mostrarle que a pesar de que durante la noche hay ruidos que nos asustan, no es nada sobrenatural, sino que lo importante es saber su origen, enfrentar los miedos.

John Irving nació en Estados Unidos en 1942. De 1963 a 1964 escribió su primera novela “Libertad para los osos”. El éxito, sin embargo, le llegó diez años después con “El mundo según Garp”. En el año 2000 recibió el premio Oscar por el guión de la película “Las normas de la casa de la sidra”, basada en su novela “Príncipes Maine, reyes de Nueva Inglaterra”. También “Una mujer difícil” ha sido llevada al cine en el 2004 con el título “La puerta en el piso”.

Tatjana Hauptmann nació en 1950 en Alemania. Se dio a conocer como ilustradora de “El libro de los 101 cuentos”. En 2002 ilustró una edición de “Las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberryu Finn”, de Mark Twain.

Este libro es una coedición de la SEP y Tus Quets editores a través de su Programa Nacional de Lectura y de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos.






...

CHIQUITA

Por: Ileana Garma Estrella. ®







Puede ser que escribir sea un consuelo, una casa en donde el escritor se esconde del mundo. No obstante hace un mundo, hace tan en serio un mundo, que después también tiene que escapar de él, porque como dios, no puede más que llenarse de tristeza por sus creaciones y si no puede alejarse, entonces terminará mandando rayos y causando diluvios, es decir, acabará con la vida de sus personajes.

Un libro, cuando se escribe y cuando se lee, se comienza con la inquietud propia de la exploración y el anhelo de descubrir. Un mal libro es aquel que no puede enseñarle nada al propio creador, ya no digamos al lector. Un mal libro es aquel que se detiene donde comenzó, porque no arrastró al escritor al otro mundo, o propiamente, a su mundo, sino que lo dejó en la llana realidad, en la superficie. Este no es el caso de Chiquita(*) , que aunque muy amena y ligera, encierra una simbología precisa y declarativa. Despliega en el viaje de la heroína, una serie de símbolos que acusan y combaten la caótica realidad del mundo.

Una vertiginosa historia en donde Cuba resplandece con los quinqués de finales del XIX; el racismo se da de topes con las débiles bardas que protegen a las viejas familias criollas y toda su gente busca un lugar desde dónde actuar o mirar la lucha por la independencia.

Chiquita proviene de una de estas familias acomodadas; de una joven y saludable pareja que recibe desconcertada a una muy pequeña niña y que, después de haber intentado hasta la brujería para que su hija creciera, deciden amarla con sus 27 definitivas pulgadas. Así es, Espiridiona Cenda del Castillo fue una niña que avanzó entre las paredes, las escaleras, las faldas y el piano de su casa, cobijada con el feroz amor de sus padres y hermanos.

A los veintiséis años ya había sobrevivido a la dislocación familiar, los duelos y la bancarrota, así que decide aventurarse a ser una artista, tomar las riendas de su futuro, su cuerpo, su pasado, y avanza en medio de las desconcertantes luces de una nación desconocida (EUA) para quererse a sí misma, para irradiar.

Hablo de símbolos, no porque Chiquita represente a Cuba y la indiscutible posibilidad de que las pequeñas naciones se gobiernen por sí mismas y por sí mismas irradien libertad, sino porque en esta novela podemos observar parte de las diversas guerras de principios del veinte, y no en el campo de batalla, sino por medio de los artistas emigrantes que iban de un lado a otro en el mundo, con un pasado de violaciones y árboles en el amanecer, con vestidos y joyas que hablaban de su tierra pero tomando también toda cosa que su irrefrenable hastío les dictara, simbolizando así los atracos constantes de un país a otro, de una persona a otra, de un hermano a otro; el irrefrenable avance de la modernidad.

Hacer un libro y tomar un libro es una sacudida, es permanecer en el corto circuito, en la imposibilidad de dormir. Ya jamás se podrá dormir después de haber conocido un buen libro, porque éste despierta a la gente que lo ha tomado en sus manos. Un buen escritor penetra en las venas de quién lo conoce, se remueve dentro de ellas como un renacuajo en un pantano, como una lagartija venenosa que se dirige al corazón. Nada es como debiera de ser. Y todas las puertas que conocíamos, de pronto sólo son una serie de burdas pinturas sobre la piedra, que comienzan a despintarse. El lector, el buen lector, el contemplador, tiene ahora que ponerse a cavar en la roca viva.

Chiquita es una novela a la que se entra llamado por la curiosidad, y por qué no decirlo; por el morbo. Uno va en el tranvía de esta novela, despojado en un segundo momento del morbo, para compartir con ella los miedos y los deseos, el llamado a la aventura, lo sobrenatural. El mundo del personaje pareciera un mundo conocido, porque está sustentado en datos reportados, pero acompañando a los personajes, los vemos de otra manera, encontramos los claroscuros, los combatimos.

Uno renuncia al mundo, sólo cuando puede sostenerse en la verdad del mundo, la verdad de la creación del mundo. La renuncia al mundo es más que nada, la renuncia a la mediocridad y el acceso a la lucha constante entre lo que nos atrapa y nos libera, todo esto para conducirnos a la búsqueda de la verdad de las cosas. El libro siempre es un oráculo para el artista y el mundo y, revela lo que es el artista, y el mundo. Si debemos abandonar al mundo, es para encontrar la verdad, y cuando hallamos llegado a ella, habremos regresado al mundo, en verdad. “Pero ¡ay del que, vive para lo exterior [...] y no renuncia y no muere; pero porque todavía no nace o renace!” (**)




________________________________________

[*] Chiquita. Antonio Orlando Rodríguez. Premio Alfaguara 2008.

[**] José Vasconselos. Libros que leo sentado y libros que leo de pie.
El Ensayo Mexicano Moderno I. FCE. 2001.


...

Esas nubes tan ceniza del domingo


Por: Manuel J. Tejada Loria. ®







...






Regreso a casa. A las 3:35 de la tarde la imagen de Raúl Cáceres Carenzo se desvaneció en el túnel de abordaje de la terminal aérea cargando su morral milenario de sueños e ideas tantas. Lento su caminar. Pesados sus pasos y sus palabras. En aquel morral al hombro, tejido de henequén y vida, lleva también la revista “Camino Blanco” que el Instituto de Cultura de Yucatán le ha dedicado, y que el sábado 6 de noviembre fue presentada en la Biblioteca Manuel Cepeda Peraza.

Con el sol ausente y las nubes derramadas de ceniza recorro la Avenida Internacional con las imágenes aún frescas de los últimos días. Un domingo apacible como pocos, apenas un convoy de patrullas federales irrumpe la calma, pero todo lo demás es vida y recuerdos. Todavía el jueves último Cáceres Carenzo regresó a Halachó para presentar el libro “El canto de la tierra”.

En los bajos del Palacio Municipal la voz del poeta irrumpió la noche halachoense. El público, atento, paladeó cada verso y respondió con aplausos. La sonrisa de Raúl no podía ser más genuina. Lo vi, lo vimos todos convertirse en niño, en alux, en canto sin disimulo. Pese a la larga jornada Raúl se dio el tiempo para platicar con sus coterráneos que al final del evento se acercaron a él, ya sea para pedir una dedicatoria para el libro presentado, o bien para sólo estrechar su mano… Raúl nada sabe del cansancio ni de la prisa, por el contrario, en él sólo paciencia y corazón.





Ahora lo recuerdo todo. Ahora mientras regreso a casa lo vuelvo a ver una vez más llegando al café para encontrarse con sus amigos yucatecos, para intercambiar libros, revistas, proyectos. La agenda del poeta es ardua y por momentos delirante, pero no se raja, y allí está, yendo de un lado a otro con su morral a cuestas.

Además del Centenario de la Revolución este 2010 se conmemoran los 100 años del natalicio de un notable escritor cubano, José Lezama Lima. Se le rindió por lo mismo un homenaje organizado por la Subdirección General de Literatura y Promoción Editorial en la Biblioteca Manuel Cepeda Peraza, y ahí, Cáceres Carenzo, también estuvo compartiendo la mesa con el poeta quintanarroense Javier España y con el exiliado Jorge Pech Casanova en voz de Jorge Cortés Ancona. Pech se sumó al homenaje enviando un texto desde Oaxaca.

Es que lo que nos une –dice Cortés– es esta pasión por Lezama. Cáceres leyó un fragmento del poema de Saint-John Perse traducido por el poeta cubano. La fiesta de la poesía pero también de la reflexión: “¿Por qué no leen a Lezama?, espetó Raúl Cáceres Carenzo al público asistente. Y entonces el diálogo.

…Y el sábado. Algunas nubes impidieron el lastimante calor del mediodía. Bondades de noviembre. Con el traje gris de corte largo y pechera incluida –atuendo que caracteriza a Cáceres Carenzo– arribó al sitio de la presentación de la revista que le fue dedicada. Ahí, en la Cepeda Peraza, de nueva cuenta, los hermanos España, el poeta José Díaz Cervera y el Director del ICY, Renán Guillermo González, quien personalmente recibió al poeta.

Roldán Peniche Barrera elogió las crónicas del poeta halachoense referentes al mítico café “La Habana” de la Ciudad de México, y sobre los nacimientos que el poeta tabasqueño Pellicer cada diciembre colocaba en su casa para disfrute de políticos, artistas, faroles y público en general. La poesía desde luego: Marco Rodríguez Murillo (a) “Petrarca” leyó un par de poemas incluidos en el número 11 de la revista Camino Blanco. También la voz de Díaz Cervera resonó con la lectura de “Salutación a Halachó”.




Hora de abordaje. En el andén B de vuelos nacionales, Cáceres Carenzo pide al guardia un segundo de tolerancia para despedirse. A nuestro alrededor otras gentes se abrazan, lloran, se despiden con la tristeza y la alegría entremezcladas. Así son los aeropuertos. Así son las despedidas, ese dejo de nostalgia, estas nubes tan ceniza del domingo. Me dice, entonces, Raúl Cáceres que está muy agradecido por el recibimiento del Director del ICY, que pocas veces un funcionario se toma tantas molestias. “Agradécele también a Jorge Cortés por sus amables atenciones” , me dice mientras estrecha la mano en señal de despedida. “No es nada, Don Raúl, que es entre amigos”, le respondo. Morral al hombro emprende el camino hacia el avión. “Así es, Manuel, entre amigos” contesta. Se desvanece su voz, su imágen. Sólo hasta entonces, regreso a casa.


...


FUENTE: http://cronicasdelsilencio.wordpress.com


...

LEER CUANDO SE ESTA ENFERMO.







Tiempo detenido.

Esto, exactamente esto, es lo que experimentan muchas personas cuando están hospitalizadas o cuando están enfermas y deben asistir a consulta médica.

El tiempo en cama, no por descanso o por placer sino por necesidad, impuesto por una condición de salud; o el tiempo a veces muy largo, de la espera en consultorios o laboratorios, es como tiempo detenido en el que además no puede hacerse mucho, y lo poco que puede hacerse es bastante monótono.

Asociar la lectura a estos momentos es algo bastante usual, una lectura que por lo demás es también bastante particular : pues los textos que se encuentran en estos espacios no se pueden elegir; en su mayoría son textos viejos que han perdido actualidad y aún vigencia; son en su mayoría revistas en muy malas condiciones, muchas veces incompletas; son objetos de lectura que nadie teme que se lleve alguien consigo; y son, para no extendernos, textos con los que los adultos tratan de entretenerse pero que los alejan de sus pequeños convirtiéndolos en acompañantes mudos y sordos a las necesidades e inquietudes de los niños.

También está esa otra lectura, la de la televisión; ese medio de comunicación que ha ganado una especie de omnipresencia en las habitaciones de los hospitales y salas de espera ; una especie de imposición de la imagen y el sonido aún en momentos en los que se anhela el silencio. Texto televisivo que no puede ofrecer ese contacto personal que es tan necesario cuando nos sentimos vulnerables, enfermos. Televisión que excusa el silencio y la falta de palabras para compartir entre padres e hijos en esos momentos cuando son tan importantes.

Estos dos tipos de lecturas, bastante pobres y en verdad distorcionadores de la inmensa riqueza psicológica y cultural que la verdadera práctica provee, son los que por lo general encontramos en los espacios en que se atienden los problemas de salud de adultos y niños: hospitales, clínicas y consultorios médicos.

Sin embargo, esta es una evolución, que podríamos llamar perversa, de una práctica antigua y en verdad importante.


Una vieja historia

Leer a alguien que está enfermo, o leer mientras se está en cama hospitalizado es algo tan antiguo que se encuentran referencias desde el siglo XII en el hospital Al - Mansur de El Cairo, y siguió presentándose como práctica mas o menos corriente al pasar los siglos.

Pero fue sólo a partir de la primera guerra mundial cuando esta acción se afianzó como una aliada en la recuperación emocional de los soldados que volvían del frente con graves heridas que los obligaban a prolongadas estancias en las instituciones de salud

Se pierde un poco ese primer auge, para ser retomado ya de manera definitiva desde la segunda guerra mundial en algunos hospitales de varios países de Europa y en Estados Unidos. En especial alimentó una corriente interesante de apoyo a terapias siquiátricas, de la cual se deriva el término con que se denomina en muchos lugares y bajo el que se encuentra catalogado en la red informática virtual: Biblioterapia.

En nuestro país, leer en los hospitales es algo que se ha hecho en algunas ciudades, por lo general gracias a la iniciativa de varias bibliotecas públicas. Desafortunadamente la falta de recursos ha determinado la cancelación de todos estos proyectos.

Un programa novedoso

Palabras que Acompañan - Dolex /GSK es un programa de acompañamiento lector especialmente dirigido a niños y jóvenes que atraviesan problemas de salud. Desde el año 2002 esta acción de retribución social se viene desarrollando progresivamente hasta llegar hoy a tener presencia en cuarenta y dos hospitales y clínicas en siete ciudades capitales.

Es una propuesta bastante novedosa y poco convencional. No por lo de llevar lectura a los hospitales, ya vimos que es una práctica muy vieja. Es novedosa por la conjugación de varios elementos : primero por el tipo de financiamiento, frente a casi todas las experiencias mundiales apoyadas por entes gubernamentales u organizaciones como la Cruz Roja, este programa es posible gracias al compromiso con la comunidad de esta empresa privada y la dirección del medicamento. Segundo, por la claridad en sus lineamientos, que determinan al acompañamiento lector como un verdadero aporte al mejoramiento de la calidad de vida de los niños y jóvenes hospitalizados en el país. Y tercero, por el diseño de atención y la constante preocupación por la calidad de cada uno de los componentes que la hacen posible.


Las líneas que orientan estas Palabras

Más allá de una simple intervención en que se utiliza la lectura para aliviar por un momento la estancia de los niños en el hospital, el programa trabaja por crear espacios reales de encuentro entre lectores y libros, espacios de comunicación con otros y espacios de palabra.

No es ir a leer por leer, es ir a leer porque esa acción permite transformar profundamente una realidad agobiante y dolorosa, cruzada por el miedo y en donde la pérdida de la autonomía es casi total.

“Palabras que Acompañan” busca crear oportunidades de reconstrucción del mundo íntimo de cada uno de los pequeños pacientes con los que entra en contacto. Esa serie de espacios personales que están completamente intervenidos por la dinámica hospitalaria, tienen aquí una posibilidad para rearmarse, o armarse por primera vez, para recuperar su lógica, y el control por parte del niño. Su mundo ya no es sólo la enfermedad y todo lo que gira en torno a ella, su mundo está lleno de otras muchas cosas, inquietudes, conocimientos y deseos.

Y es esta certeza la que permite la recomposición de una imagen de si mismos que el dolor y los tratamientos han ocultado. Recuperada esta imagen o ganada en este proceso, se hace posible enfrentar con valor muchas circunstancias que anteriormente controlaban al niño y a sus acompañantes. Él ya puede decidir si desea leer o no, si quiere leer esto o aquello, si necesita callar o hablar de lo leído, si se da permiso para expresar la rabia, el miedo, la esperanza.

El tiempo en el hospital deja de ser tiempo detenido para convertirse en tiempo recreado, tiempo de imaginación y conocimiento, tiempo para compartir con otros, con autores e ilustradores que presentan su visión del mundo, que cautivan con la fuerza de una historia bien contada, que muchas veces hablan de cosas similares por las que pasa ese lector niño o joven y que dicen con muy buenas palabras lo que ellos han querido decir tantas veces.

Tiempo de encuentro con los lectores del programa que están allí y ofrecen leer para y con el niño, para y con la madre o el padre. Un acompañante que respeta cada uno de los derechos del pequeño como lector, pero principalmente como ser humano, al no relacionarse con él desde su enfermedad sino desde su especificidad de niño y joven al que encanta la voz y el relato.
Espacio para encontrarse de otro modo con los padres, de compartir gustos y expresar diferencias, de identificarse o distanciarse amorosamente para ganar autonomía ; de encontrar qué hacer juntos con todo ese largo tiempo que sobra en el hospital. Tiempo para mirarse a los ojos y decir lo que necesitan decirse, o lo que no necesitan porque saben que el otro lo sabe y lo comprende.

Y por último, tiempo para encontrarse consigo mismo. La lectura acompañada por cualquier cómplice, o la autónoma y más íntima, permite construir un espacio físico y temporal muy personal, en donde es el niño o el joven quien decide, pone límites y reglas, establece rituales que ordenan su mundo, tiene la palabra y gana toda su dignidad como persona, con ideas y experiencias propias, persona igual pero específica, única e irrepetible.

Mediadores y libros, indispensables para generar estas Palabras

Un programa que propende por todo lo anterior, debe soportar su trabajo en la mejor calidad de la mediación y de los libros que pone en las manos de los pequeños pacientes y sus acompañantes.


Los libros

Con respecto a la colección de materiales bibliográficos, esta responde a una serie de requisitos indispensables para poder cumplir con la tarea. Es rica en propuestas textuales e ilustradas, en diversidad de géneros y de formatos. Son libros de excelente calidad literaria e informativa., que se seleccionan tomando en consideración el trabajo de otros formadores y promotores de lectura en el país. Y como complemento de estos libros y para tocar otros temas de suma importancia en los momentos de enfermedad, “Palabras que acompañan” - Dolex, ha editado una colección especial de materiales dirigidos a niños y padres : A los niños, dos cuentos cortos, una recopilación de nanas y arrullos con un CD para recordar melodías y una serie de propuestas de juego para cuando se está en cama. A los padres, para que sean mejores acompañantes de sus hijos en los procesos de enfermedad se entregan: recomendaciones para esos momentos de ir al médico, esperar en salas de consulta, o vivir una hospitalización.


Los mediadores

Ya hemos tocado este aspecto cuando señalamos el encuentro con los lectores del programa, que están allí para promover que aquello que busca el programa verdaderamente suceda, para hablar y escuchar toda esa serie de palabras que se generan antes, durante y después de la lecturas. Pero existe otro aspecto importante que enriquece y cualifica aún más su labor, se trata de la elaboración de registros.

Esta es una práctica que llevan a cabo varios colectivos que trabajan por la formación de lectores en diferentes lugares del mundo. La sistematización de la observación personal realizada durante el acontecimiento lector, permite volver al momento, analizar variables y constantes, conocer de lectores y lecturas posibles.

Es una práctica que sirve sobre todo al niño, porque todos estos adultos involucrados en la acción, se toman un tiempo para pensar en él, en la calidad de la relación que a cada momento se construye. Luego de pensada, registrada la observación, nuevamente leída y conversada con otros, los lectores vuelven a leer a y con los niños, pero ya las cosas están completamente modificadas. El niño y sus relaciones son lo primero, no es el libro, ni es la lectura formal

El niño no sabe qué pasó, pero percibe que algo cambió, y es esta serie de cambios y reacomodos para poder establecer verdaderos vínculos, lo que contribuye de manera fundamental a lograr los objetivos del programa y a contribuir a la integración de los pequeños y jóvenes a la sociedad de los alfabetizados.

Un registro de Carmenza Moreno, del equipo de lectores de Bogotá, constituye un buen ejemplo de todo lo anterior:

“Estando en Transmilenio tuve la sorpresa de encontrarme con la mamá de Dayana, 4 años y una de las primeras niñas a quién le leí. La mamá me dijo : “Usted fue la primera persona que le leyó cuentos a mi hija, desde ahí a la niña le gustan mucho los cuentos. El otro día pasamos por una librería y me pidió que le comprara un cuento. Yo le dije que mejor le compraba un juguete o un helado, pero inmediatamente se puso a llorar y hacer pataleta, me halaba del brazo para que entrara y se lo comprara, me desesperé tanto que se lo compré. A Dayana le gustan más los libros que las muñecas; le regalan un libro y grita de la emoción; anda con el libro debajo del brazo para todas partes; pone el libro a su lado hasta para comer; habla con los libros y se rie. Cuando estoy lavando Dayana viene con el libro hasta donde estoy a leerme. Pienso que cuando sea grande va a estar rodeada de libros”.


...


Para ver la nota en su página original donde encontrarán más articulos interesantes:

http://www.facartes.unal.edu.co/multimedia/zuleta/memorias/anexos.html#01


...

Visitas

Síguenos por correo electrónico

ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA
Vigésima segunda edición

Entradas populares

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails