TRAS UNA DÉCADA, SALAS DE LECTURA SE RENUEVA

Comunicado No. 1500
Viernes 28 de Noviembre de 2008


***El Programa emprende medidas para estar más cerca de los coordinadores de lectura y así ofrecer un mejor servicio.


Con 15 años de existencia, el Programa Nacional Salas de Lectura renueva tanto su imagen, como sus lineamientos y propósitos.

Hoy, busca estar más cerca de sus coordinadores, aquellos ciudadanos mediadores entre el lector y el libro (mujeres y hombres en sus diferentes ocupaciones y contextos), conocerlos y trabajar para fortalecer tanto las salas existentes, como aquellas que comienzan a instalarse en comunidades a lo largo de todo el país.

El Programa –que funciona en hospitales, escuelas, hogares, oficinas, centros de reclusión e incluso en banquetas y cajuelas de autos o aun en zonas en donde no existen bibliotecas o librerías cercanas– se constituye como el único programa del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) que trabaja plenamente a través de un voluntariado ciudadano: los Coordinadores Nacionales de Salas de Lectura.

Para ellos y con ellos, hoy Salas de Lectura cambia: revisa el contenido de sus acervos y mejora –a través de un proceso de selección participativa– los libros que llegan a los ciudadanos y crea un boletín impreso como vehículo de comunicación entre los lectores y el Conaculta.

Propone, además, identificar a los coordinadores voluntarios con una credencial y un distintivo (pin) creado por artistas plásticos mexicanos, cambia el paquete que llegan los libros y lo convierte en una “caja voladora” ilustrada por jóvenes creadores, porque la llegada de los libros a los hogares es eso: un regalo, un inicio para el trabajo a favor del fomento a la lectura, un motivo de convivencia y desarrollo, un detonador para charlar y reflexionar entre nosotros.

Estas propuestas surgen de una revisión al programa que la Dirección General de Publicaciones desarrolla de agosto de 2008 a la fecha y que comprende la evaluación de la gestión del programa; un censo-diagnóstico, la revisión de los públicos atendidos, así como el replanteamiento de la capacitación y la selección de acervos.

A la fecha, el 60 por ciento del público atendido por Salas se conforma por niños y jóvenes de los cinco a los 17 años de edad que estudian en la escuela pública, casi un 20 por ciento de mujeres y el resto por hombres en diversas profesiones y ocupaciones.

A más de una década, la apuesta frente a la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro y el Programa de Cultura 2007-2012, es consolidar aquéllas que están en funcionamiento y abrir nuevas Salas con un acervo de mayor calidad, manteniendo siempre una estrecha comunicación con los coordinadores.


Escritos sobre viajes


Por Jorge Cortés Ancona ®


En la literatura y el periodismo hay temas menospreciados como el relativo a los viajes. La literatura de viajes y el periodismo de viajes no son nada nuevos. El primer subgénero tiene cuando menos unos 2400 años de existir, si lo consideramos a partir de Heródoto y unos siglos más si consideramos sus antecedentes sólo conocidos por el nombre y las citas de los textos perdidos. El periodismo de viajes, a su vez, tiene su tiempo muchísimo más reciente, desde el siglo XIX, pero con una considerable cantidad de publicaciones que lo hacen digno de interés.


La literatura de viajes es algo que hemos visto por encima del hombro en México a pesar de que existen obras específicas y de que se han hecho recopilaciones de textos publicados en diarios y revistas. Gracias a las visitas de los doctores Miguel Nieto y Mariano Belenguer Jané, de la Universidad de Sevilla, en unos cursos de doctorado en la Universidad Modelo y dos conferencias realizadas en el Centro Cultural José Martí, hemos podido tener conciencia cabal de algo a lo que difícilmente le prestábamos atención salvo cuando se trataba de Yucatán, como los textos de Stephens, Charnay, los Le Plongeon, Villoro, textos sueltos de Beauvoir, Martín Luis Guzmán, etc. Cuando mucho lo que algunos yucatecos han escrito respecto a su estancia en el extranjero como el caso de Justo Sierra O’ Reilly en su Diario de viaje a los Estados Unidos.


La memoria se va hacia esos libros que abordan los temas como el de Pasajeros de Indias, de José Luis Martínez y toda la colección de Mirada Viajera, del Conaculta, que incluye los escritos de una gran cantidad de viajeros extranjeros que dejaron sus impresiones sobre México. (Y sabemos que la Dra. Carolina Depetris tiene como tema de estudio precisamente el de los viajeros y es lo que estudia aquí en Yucatán)


En México, también las páginas relativas a viajes se habían incluido en las obras completas de varios autores como Justo Sierra Méndez, Manuel Payno y otros. Pero parecían textos que tenían que estar incluidos necesariamente por tratarse de obras completas. Luego de estas charlas de los dos doctores españoles nuestra percepción ha cambiado y el interés hacia este tema ya es otro.


Hasta hace unos días era difícil pensar que las revistas de viajes pudieran ser un tema de estudio. Por lo general, las adquirimos por alguno de los varios reportajes de cada número, que es el escrito al que vamos directamente en detrimento de los demás. Consideradas como publicaciones utilitarias en lo inmediato y sobre todo apreciables por sus fotografías, ahora se nos presentan con otro valor cultural.


Este tema de estudio es nuevo en el ámbito español a decir del Dr. Belenguer y probablemente lo sea también en el ámbito mexicano. Hay varios aspectos que estudiar como el enfoque, la temática, la morfología, los modos de redacción y varios más. Hay todo un filón literario y periodístico esperando ser mejor conocido y reconocido.



Por esto!, martes 18 de noviembre de 2008.

El libro negro de los colores

EL LIBRO NEGRO DE LOS COLORES CRITICA LA PROMINENCIA QUE DA LA SOCIEDAD A LA VISTA.

Por Angel Vargas.

Tal es el nivel de saturación visual al que estamos sometidos en la dinámica contemporánea que prácticamente hemos perdido la capacidad de saber ver. Esto nos ha convertido en seres cada vez más superficiales.


Fue a partir de esa convicción que la escritora e ilustradora de literatura infantil Menena Cottin se detuvo a reflexionar cómo será entonces la realidad de las personas invidentes y su relación con el entorno.


Así se desprendió de su imaginación una linda historia, incluso poética, de un par de niños en la que uno de ellos se ve maravillado por la forma en que su amiguito invidente es capaz de apropiarse del mundo y entenderlo sin la ayuda de la vista.


Dicha historia dio pie a El libro negro de los colores, en el que la autora venezolana desliza, "de manera subliminal", una crítica a la forma como las sociedades contemporáneas privilegian sólo el aspecto visual y relegan la gran riqueza que aporta el resto de los sentidos.


Lo único que se ha provocado con esa dinámica, sostiene, es empobrecer la capacidad de la personas de hacerse de más conocimientos y sensaciones.


"La mayoría no nos damos cuenta de lo que pasa más allá de nuestras narices. No nos damos cuenta que la realidad es mucho más de lo que vemos", señala.


"La vista, sin duda, es un gran vehículo para conocer, relacionarnos y apropiarnos de nuestra realidad, pero no es el único. Debemos luchar por recuperar la gran riqueza sensorial de la persona. El aspecto meramente visual nos hace superficiales."


Entrevistada, Cottin explica que, contrario a lo que pareciera en primera instancia, su libro no está dirigido a invidentes, sino a personas con la capacidad de ver. "El objetivo es -aclara- que el lector se detenga un momento y pueda imaginar cómo es ese mundo (de la ceguera), cómo es que en él hay también cosas muy bellas".


Y subraya que uno de los aspectos más sorprendentes, y que se destaca en el volumen, es la capacidad de las personas invidentes para entender conceptos tan abstractos como los colores.


"Como sea el tacto puede ayudar a una persona ciega a imaginar un objeto, pero cómo puede imaginar el estimulo del color, que es estrictamente visual. Para ello se vale de asociaciones sea con olores, sabores o incluso sensaciones."


Es precisamente ése el eje en torno del cual gira la historia de Tomás, el niño invidente de El libro negro de los colores, que, dicho sea de paso, parece más arte objeto que libro.


Realizado por Ediciones Tecolote, está hecho totalmente en color negro, cuenta con texto en alfabeto braille e ilustraciones, ambos aspectos en relieves, también oscuros, que permiten ejercitar el sentido del tacto. Lo único en otro color es la versión de la historia en alfabeto común, que fue impresa en blanco.



(Para conocer más del libro y de la editorial da clic en la imagen)



Porque el teatro también se lee o, Un encuentro escrito con las artes escénicas: Sobre la industria editorial.

Periodico Por Esto!

Por: Ivi May Dzib


En muchas de las librerías, cuando vamos al apartado de los libros de teatro nos topamos con que sólo hay una decena de libros, entre ellos Calderón de la Barca, Shakespeare, Lope de Vega y Federico García Lorca.

Ahora, ¿Dónde acudir si necesitamos actualizarnos bibliográficamente con el acontecer teatral? Cierto es que el internet es una valiosa herramienta para conocer autores y a veces encontrar textos, pero ¿Y la industria editorial?.

En nuestro Estado es poco el teatro que se puede ver, pero es mucho menos el que se puede leer, afortunadamente tenemos al alcance dos proyectos editoriales que son de suma importancia para el teatro mexicano, uno es “Paso de Gato” de Jaime Chabaud y el otro es “Ediciones El Milagro” de David Olguín (Y todo un equipo de colaboradores que han sacado adelante estos proyectos).

Hablando de la primera, Paso de Gato inició como una revista trimestral en la que se mostraba el panorama de la escena mexicana, ahora se ha convertido en una industrial editorial con sus diversos títulos de dramaturgia y ensayo teatral en forma de cuadernos y su nueva revista de cine Toma 2, la cual dirige Flavio González Mello.

La revista Paso de Gato ha llegado a su año 7 y actualmente presenta su número 36. La revista tiene varias secciones, entre las que vemos Perfil, en la cual se habla de la trayectoria de algún director, actor, dramaturgo, escenógrafo o miembro de la comunidad teatral, cuyo trabajo y trayectoria es reconocido por la publicación, en esta sección, son los compañeros del gremio los que hablan del trabajo del artista que se presenta.

Paso de Gato contiene un Dossier en donde varios teóricos y artífices de la escena, tanto nacionales como internacionales, hablan sobre un tema específico del arte teatral. Así se han visto en la revista temas como el Teatro Catalán, ¿Narraturgia o dramativa?, el cine en el teatro, La escenografía, La traducción, Identidad artística, El monólogo, entre otros.

También se presenta una obra escrita en cada número, esto en la sección “Estreno de papel”, en Paso de Gato han circulado obras de jóvenes como Luis Santillán con “Autopsia para un copo de nieve, Edgar Chías con “Crack o de las cosas sin nombre”, Hugo Whirt con “Los despojos del lunes”, así como obras de los ya clásicos de la dramaturgia mexicana como Jesús González Dávila, José Tovar, Víctor Hugo Rascón Banda y de autores internacionales como Mercé Sarrais con “En defensa de los mosquitos albinos o Anja Hilling. Con “Mi joven corazón idiota”, por mencionar algunos.

Esta revista mexicana de teatro también es un encuentro entre los creadores de diferentes estados, ya que le dedica varias páginas a lo que denomina “República del teatro”, en donde creadores de Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Zacatecas principalmente, exponen el panorama y acontecer teatral de su Estado. También hay un seguimiento a los diversos festivales que se dan por todo el país, tanto internacionales, nacionales y estatales.

Ahora, Paso de Gato (Ediciones y Producciones Escénicas) también tiene unos cuadernos de teatro, entre las que se encuentran las colecciones de: Ensayo teatral, Dramaturgia internacional, Dramaturgia Mexicana y Dramaturgia para Joven Público.


La importancia de estos cuadernos de trabaja radica en la difusión del teatro contemporáneo en los rubros ya señalados y sobre todo el bajo costo que tienen estos cuadernos, 20 pesos.



Entre las obras de Dramaturgia internacional nos podemos encontrar a autores como Roland Shimmelpfennig, Juan Mayorga, Rafael Spregelburd, Gustavo Ott, Falk Richter, Víctor Hugo Enríquez o Carlos Enrique Lozano Guerrero.

Ahora si usted quiere leer un poco de la Dramaturgia Mexicana, se pueden encontrar textos de Carmina Narro, Antonio Zúñiga, Manuel Talavera, Daniel Serrano, Verónica Musalem, Ernesto Anaya, Silvia Peláez, Jorge Celaya, Óscar Liera entre otros.

Para el joven público encontramos obras de Jaime Chabaud, Perla Szuchmacher, Edeberto Galindo, Bertha Hiriart, Amaranta Leyva, Silvia Molina y Verónica Maldonado.

Ahora si usted quiere leer sobre teoría teatral, Paso de Gato nos ofrece los ensayos y las reflexiones de José Sanchos Sinisterra, Marco Antonio de la Parra, Luis de Tavira, José Luis García Barrientos, Mauricio Katún, Rubén Ortiz, Raúl Quintanilla, Jorge Dubatti y Alejandro Luna.

Muchos de los autores que he mencionado son conocidos en la escena nacional o internacional, aunque descubriremos que a muchos otros no los habíamos oído mencionar, por lo que a un precio bastante accesible, Paso de Gato nos presenta la oportunidad de volver acercarnos al teatro, ahora sí no hay pretexto, se ha logrado al menos a tener acceso a un pequeño mundo dentro de la inmensidad que llega a ser la escritura y la reflexión dramática.

La revista mexicana de teatro “Paso de Gato” ha sido reconocida con el Premio Nacional de Periodismo 2005, el Premio Antonieta Rivas Mercado de la AMCT 2006, el Premio Internacional Latino en el Theatre Festival of Los Angeles 2007 y el Premio de la Agrupación de Críticos y Periodistas de Teatro (ACPT) 2008.

Muchas de las revistas inician como proyectos que rebosan optimismo y entusiasmo, pero es difícil mantenerla en pie, más en un medio en donde lo que más hace falta son lectores. Afortunadamente Paso de Gato ya tiene siete años de vida, el proyecto se ha consolidado, por lo que se espera tenerla muchos años más, porque el teatro también se lee.

Y para mostrar su consolidación ya está a la venta el número 2 de su otra revista “Toma 2”, la cual está dedicada exclusivamente al séptimo arte.

Si usted quiere saber que está sucediendo con la escena en México, Paso de Gato será un buen enlace, ya sea usted espectador o ciudadano de la escena. Si se anima, échele un ojo a



---

Al otro lado del espejo

Carlos Martín Briceño ®.

Cuenta un diestro cazador de historias que fue la aventura narrada por el doctor Wayne Snell, durante una visita que le hizo a este lingüista en la Amazonia, la que lo motivó a escribir su novela.

Lo describe así:

“Estaba solo con los indios machiguengas…, y advirtió, de pronto, que cundía una agitación inusitada en la comunidad. ¿Qué ocurría? ¿Por qué están todos, hombres y mujeres, chicos y viejos, tan exaltados? Le explicaron que iba a llegar el hablador… Lo invitaron a escucharlo junto con ellos. Pasó entonces la noche entera sentado en la tierra, en un claro del bosque, rodeado de todos lo machiguengas, escuchando al hablador…”

Esa novela, lo habrán descubierto, es “El hablador”. Y el cazador de historias, Mario Vargas Llosa.

Wayne Snell, de seguro, no tuvo un buen recuerdo de aquellas horas que pasó insomne, oyendo a ese viejo cuyo dialecto apenas conocía, espantándose a cachetadas los feroces zancudos del rostro, pero Vargas Llosa se dio cuenta enseguida de que Snell había tenido la fortuna de haberse encontrado, frente a frente, con las raíces de eso que esta noche nos convoca, y que algunos han dado en llamar cuento, leyenda, relato, short story, o, con más respeto, la poesía de la prosa.

No obstante las acotadas reglas que lo circundan y el desdén que abiertamente le dispensan las editoriales, el cuento sigue siendo un género cultivado profusamente en México. Su tradición se remonta al mundo prehispánico a través de esos mitos, leyendas, fábulas que la tradición oral nos ha legado, hasta llegar a Fuentes pasando por Torri, Rulfo, Arreola, Elena Garro. Buena parte de reconocidos autores mexicanos, posee en su bibliografía, al menos, un volumen de relatos.

Se ha dicho que es más fácil hacer una novela que un buen libro de cuentos, que estos últimos exigen una precisión matemática que no admite errores. Un cuento breve, bien concebido, es similar a una obra de orfebrería. El autor, cuando acierta, se transforma en hábil urdidor capaz de convertir la anécdota en arte.

Beatriz Espejo, doctora en letras, es precisamente eso, una artista, una creadora experta que se asume una Scherezada dispuesta a publicar, dicho por ella misma, únicamente aquellos textos de manufactura casi perfecta. Gracias a esa ambición se ha convertido en una distinguida referencia en la literatura mexicana. Y para honrar su trayectoria se creó en el 2001 el Premio Nacional que lleva su nombre y del cual surge el libro que hoy nos ocupa y del que he escrito algunos comentarios.

“El Espejo de Beatriz” compila las menciones honoríficas y los primeros lugares de dicho certamen. Son quince historias, de extensiones y temas diferentes, contadas, la mitad de ellas, en primera persona y el resto, a través de un narrador omnisciente. Historias de diferente textura, pero de elaborada intencionalidad, que tienen como hilo conductor, el erotismo, la infidelidad, las encrucijadas de la existencia y las frustraciones de vida. Sólo una, “Perros”, del defeño Juan Alfonso Nava Cabrera, ganador en el 2004, se aleja de estos temas, pues retrata brillantemente la enemistad entre dos escritores extranjeros avecindados en México, que nunca llegan a hablarse, pero que terminarán odiándose. Un cuento, dirán algunos, “para escritores”, que recoge la anécdota de las rivalidades entre Faulkner y Hemingway .

Los orígenes de los autores incluidos en esta antología nos revelan que ya no es indispensable haber nacido en la capital para figurar en la orografía literaria del país. La tecnología anuló las fronteras. Pero como resultaría ocioso pretender hallar una unidad temática entre ellos por el simple hecho de haber nacido en la misma geografía, acudo a la cronología para encontrar afinidades entre los antologados y comentar el libro con alguna pincelada inteligible.

Comienzo con los de mayor edad, el presbítero yucateco Raul Lugo Rodríguez, el físico Carlos Augusto Tejeda y el defeño Juan Sahagún. Los dos primeros recibieron menciones de honor por sus trabajos; el cura en el 2006 y el científico en el 2002. En cuanto a Juan, discípulo del maestro Ramírez Heredia, obtuvo el primer lugar el año pasado.

El cuento de Lugo, titulado “…Y además es puto”, es un monólogo contado con desparpajo, donde se narra un episodio de erotismo entre varones que transcurre al mismo tiempo que la matanza de Tlatelolco. Pienso que su mayor virtud radica en la frescura del tono y la vertiginosa sucesión de hechos. Por el contrario, “Luisa” del físico Tejeda, es un cuento pausado, que juega con dos voces, en un intento de acercar al lector al fantasma de la frustración.

En cuanto a “Mirar hacia atrás”, estimable como el mejor texto de la colección, no tengo duda que ha sido escrito por un narrador avezado, con oficio, pues en esta historia, que no es sino el abrupto rompimiento de una pareja, lo importante no es lo que se cuenta, sino cómo. Resulta imposible “mirar hacia atrás” una vez que la vista se ha detenido en las primeras líneas.

Sigo ahora con los autores nacidos en la década de los años sesenta, quienes, a mi parecer, han escrito varios de los textos más redondos del conjunto. Figuran aquí tres de los siete primeros lugares.

Félix García, de Morelos, fue el primero en alzarse con el premio en el 2001. Su relato, “La sustancia de los sueños”, es la remembranza de ese amor que nunca es perfecto. Seduce el ritmo, la ambigüedad, el juego de odio y amor que el protagonista dispensa a su pareja; la obnubilación del orgasmo primigenio.

Virginia Hernández Reta, ganadora del premio al siguiente año, nos ha obsequiado en su “Mañana sin cortinas” una fábula sensorial a la que no le falta ni le sobra nada. Su extensión no permite que se malgasten las palabras. Se trata del redescubrimiento de las posibilidades corpóreas en una noche sin energía eléctrica. Merecido primer lugar para esta coyoacanense.

“Préstamo para un sueño”, metáfora colocada con acierto en la ordinariés del mundo bancario, del regiomontano Pedro de Isla, obtuvo ese mismo año una mención de honor. Gracias al capitalismo voraz del nuevo siglo, el tema no pasa de moda. La poderosa capacidad de observación del autor le valdría recibir, al año siguiente, el Juan Rulfo de París.

En este grupo figura también Fidencio González Montes, con un cuento intitulado “El cocaloco”, al cual otorgaron una mención de honor en el 2005. La historia, una parodia mexicana de la lámpara de Aladino, de factura sencilla, evidencia el gusto de González por la literatura infantil. No en balde el autor ha recibido algunos premios en esta categoría.

Cierra esta quinteta, Lucía Deblock, defeña que fue reconocida con un accésit en el 2007. Ha elaborado esta creadora un cuento de largo aliento, con personajes fellinescos entrañables: un enano y una prostituta que van rodando por el mundo arrastrando sus miserias. Es un relato que avanza con un firme paso lento.

Mucho más jóvenes que el resto, a los nacidos en la década del setenta parecen interesarles otras cuestiones. Juegan con los personajes, los colocan en situaciones ridículas, incomodan, provocan sonrisas, aunque, a decir verdad, no siempre aciertan. Tayde Bautista, Eric Uribares Rangel y Juan Miguel Pérez Gómez han escrito “El abrigo de Mink”, “Santo contra los párvulos” y “P.D. Viva la familia” respectivamente. Cada uno en su estilo, ofrece una crítica social develada tras la figura de una madre clase mediera obsesionada por comprarse un abrigo para presumirlo durante la boda de su hija, un par de adolescentes encaprichados con la idea de descubrir la identidad del Enmascarado de Plata y un púber precoz que provoca un lío familiar al seducir a la tía con la que hasta el padre quiere.

Liliana V. Blum, también nació en esta década, pero a ella parece importarle más analizar eso que se ha dado en llamar “lo femenino”. Gracias a su cuento de ambiguo título, “Un tejo de bello porte o los funestos efectos que deja la lectura en las mujeres sin oficio ni beneficio”, se le concedió el primer lugar en el 2005. Texto cuidadoso, que más de un lector calificará de feminista, constituye, de alguna manera, un homenaje a la literatura negra de Agatha Christie.

Quedan, pues, por reseñar, a los más jóvenes, a los nacidos en los ochenta: Juan Alfonso Nava Cabrera, el de “Perros”, y del cual ya hemos hablado, y el veracruzano Juan Pablo Rojas Texon. Ambos fueron galardonados con el primer lugar. Nava en el 2004, Texon en el 2006. Algo que es de llamar la atención es que ambos autores cuentan con títulos universitarios. El cuento de Juan Pablo, “Hannah y Martin”, historia de amor frustrada entre Heidegger y Arendt, a primera vista, parece antiguo, pero conforme uno avanza en su lectura, entiende que esa prosa, elegante y fluida, delata un sereno amor por los lectores.

Según Beatriz Espejo, el cuento es un pedazo de vida sintetizado en unas cuantas páginas. Y ese pedazo de vida tiene que estar cargado de misterio y debe llevar adentro un concepto implícito.

La colección que hoy nos convoca, publicada en coedición por el Instituto de Cultura de Yucatán y la editorial FICTICIA, no desdice esta aseveración

12 noviembre. Día Nacional del Libro

Por: Wilma Lopez Lugo. ©

En esta época en que se hace uso indiscriminado de las nuevas tecnologías, existe la gran necesidad de crear estrategias que estimulen a los niños y jóvenes el gusto por la lectura y la práctica sana de otras actividades culturales donde se pueda contagiar a grandes y pequeños.

Es por ello que la Subdirección General de Literatura y Promoción Editorial y la Coordinación Operativa del Programa Nacional de Salas de Lectura en Yucatán, organizaron un evento titulado "Encuentro con las Letras" dentro de las instalaciones de la Biblioteca Pública Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza” , donde varios coordinadores de Salas de Lectura participaron con novedosas, atractivas y divertidas lecturas para el deleite de grandes y pequeños en el marco de los festejos del “ Día Nacional del Libro”.


Objetivo del "Encuentro con las Letras".

Fomentar el hábito de la lectura como una alternativa de esparcimiento entre los niños y adolescentes a través de lecturas que impulsen el desarrollo cultural en nuestra entidad.

Cabe mencionar que todo esto fue posible gracias a la participación de los coordinadores de salas de lectura, que junto con la Coordinación Operativa del Programa de Salas de Lectura presentaron diferentes modalidades de lectura lúdicas para los mas pequeños.

La bienvenida y desarrollo del programa estuvo a cargo de la supervisora de salas Wilma López Lugo, la cual recalco que el Día Nacional del Libro en México fue establecido en 1979, para conmemorar también, cada 12 de noviembre, el natalicio de Sor Juana Inés de la Cruz.

La apertura del evento estuvo a cargo del coordinador de salas de lectura Joan Rafael Correa Briceño, el cual presento a un grupo de niños de kinder que pertenecen a su sala; con una lectura musical titulada “ La brujita chupirul” donde los asistentes pudieron constatar lo que los mas pequeños son capaces de hacer a través de una lectura.

Tuvimos también el agrado de poder contar con la presencia del niño César Huchim Flores que nos deleito a pesar de su corta edad, una hermosa poesía titulada “Mi libro de Geografía”, donde se puede apreciar la gran capacidad poética que tienen los pequeños.

También contamos con la participación del maestro y coordinador de salas de lectura José Roque Rivera Pérez , este deleito a los pequeños con una leyenda titula “ El murciélago”.

Seguido de este contamos con la participación de Justino Carrillo Mendoza con una lectura titulada “ La mamá de Lucifer” la cual cautivo a grandes y pequeños ya que este tiene una gran habilidad para poder leer modulado varios tipos de voz y entonación dentro la lectura caracterizando a los personajes.

Después de esta intervención siguió la participación del maestro Carlos Capetillo que presento a un grupo de seis niños que pasaron a leer fragmentos de lecturas relacionados con las aves. Cabe señalar que algunas de estas lecturas se leyeron en lengua maya y después se traducían al español por los mismos pequeños que tuvieron a su cargo las lecturas.

Una de las presentaciones que causo sensación entre los asistentes fue la intervención de representación teatral del coordinador de sala Ivi May Dzib, que presento a su grupo de teatro "2012 Teatro" con su "Espectaculo de Teatro, lectura y música" que en esta ocasión narro “La vaca que se creía Mariposa”.

Inmediatamente finalizada la actuación de este grupo de jóvenes, intervino la coordinadora de salas Natasha Rodríguez Lara con un cuento titulado “El ratoncito”. Cabe destacar que esta coordinadora es una cuenta cuentos la cual sorprende a todos por la gran habilidad que tiene para este tipo de lecturas narradas.

También tuvimos el agrado de poder recibir a un grupo de niños del municipio de Kanasín que vinieron a participar de esta celebración y presenciar la participación de su maestra Mirza Herrea Salazar que nos deleito a todos con la lectura de un cuento infantil. Cabe mencionar que este programa estuvo dividido en dos etapas la primera hora estuvieron referidas las lecturas y actividades para los mas pequeños y la segunda parte del programa para adolescentes.





En la segunda parte del programa se utilizaron lecturas enfocadas para adolescentes. Esta parte del Programa inicio con un guión teatral sobre una historia yucateca a cargo de los alumnos de la Técnica 20 del fraccionamiento Pacabtún.

Seguidos de estos, tuvimos el agrado de poder contar con la participación de Clotilde Moguel Medina , la cual llamo mucha la atención ya que se caracterizo de hada para poder realizar su lectura , titulada “ El hada y el alfarero”.

Para el cierre del evento tuvimos el agrado de contar con la presencia de un grupo de jóvenes de la sala de lectura “ Los desvelados del jueves” que se encuentra dentro de las instalaciones del restaurante Samborns. Estos participaron con un poema y una lectura la cual se titulo “ El espejo”.

Lo mas grato de la noche fue el poder contar con un notable público que lo integraban niños, adolescentes, jóvenes, adultos y maestros que vinieron a presenciar el evento .

Al finalizar el programa, por el Día Nacional del libro, la coordinadora del Programa Salas de Lectura Ligia Ocampo Jiménez tuvo a su cargo la presentación de la revista de salas de lectura "Sol de tinta" en su edición No. 2 .Esta señalo que se retomo esta revista después de cuatro años del primer número editado. Menciono que la revista corre a cargo en información y diseño de Grisel Riveron Castro quien es la responsable de toda la información que ahí se exhibe a través de lo que envían de información de sus actividades cada uno de los coordinadores de salas de lectura que realizan estos durante el mes. Cabe señalar que toda esta información que ahí se plasma esta supervisada por la coordinadora operativa del Programa.

Terminada la participación de Ligia Ocampo Jiménez, siguió la presentación del blog del programa de salas en el estado que esta a cargo de Grisel Riveron Castro, la cual hizo referencia del objetivo que tiene este blog y de lo que se puede encontrar e informar en cada uno de los espacios que en este se encuentran. Se les invito a los coordinadores de salas de Lectura a mandar información de las diferentes actividades que realizan para poderla compartir con los otros compañeros de salas ya que este blog de esto se sustenta.

La asistencia de esa noche durante el desarrollo del evento fue de 150 personas sin contar la presencia de los coordinadores a los cuales se les agradeció como siempre la responsabilidad que demuestra cada uno de estos, cuando se integran a los eventos que convoca la Coordinación Operativa del Programa salas de lectura en Yucatán, que esta a cargo de Ligia Ocampo Jiménez. Finalizado el evento se les invito a los pequeños a disfrutar de un refrigerio.

Cada uno de los coordinadores, al llegar a las instalaciones del evento recibió una playera conmemorativa al Día Nacional del Libro y un ejemplar de la revista "Sol de Tinta"

Conociendo algo de Natalio Hernández Hernández

Nunca más un México sin nosotros.
Nunca más un México sin los pueblos


Nació en Naranjo Dulce, Ixhuatlán de Madero, Veracruz el 27 de julio de 1947. Ha sido presidente y fundador de asociaciones de lenguas indígenas como Nechikolistli tlen Nauatlajtouaj Maseualtlamachtianej, Organización de Profesionistas Indígenas Nahuas A. C. (1973-1976); la Alianza Nacional de Profesionistas Indígenas Bilingües, A. C. (1977-1980); Escritores en Lenguas Indígenas, A. C. (1993-1996) y de la Casa de los Escritores en Lenguas Indígenas (1997-1999), entre otras.

Algunos de los cargos que ha ejercido son Coordinador del Programa Nacional de Lenguas y Literatura Indígenas de la Dirección General de Culturas Populares del CONACULTA (1993-1996); miembro del equipo técnico para la elaboración del proyecto de creación del Instituto Nacional de las Lenguas Indígenas (2001) y director de Educación Informal y Vinculación de la Coordinación General de Educación Intercultural Bilingüe de la SEP (2002- 2004).

Entre su producción literaria se encuentran los títulos de poesía Veinte flores, una sola flor (1985); Canto Nuevo de Anáhuac (1984) y Papalocuicatl. Canto a las mariposas (1996). En ensayo tiene publicados In tlahtoli in ohtli/La palabra, el camino. Memoria y destino de los pueblos indígenas (1998) y El despertar de nuestras lenguas (2003).

Fue merecedor del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Indígenas del CONACULTA, 1997; del Premio Bartolomé de las Casas otorgado por la Casa de América de España, entre otros.

Desde diversas instancias de la sociedad civil y organismos gubernamentales educativos y culturales, ha luchado por el reconocimiento de la cultura y los derechos lingüísticos de los pueblos indígenas, llevando sus propuestas a diversos foros tanto locales como internacionales desde, por lo menos, 30 años atrás.

Siendo Coordinador del Programa Nacional de Lenguas y Literatura Indígenas de la Dirección General de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) (1993-1996), Natalio Hernández organizó el Primer Encuentro Nacional de Escritores en Lenguas Indígenas y promovió la serie “Letras Indígenas Contemporáneas” con Editorial Diana, que publicó 10 títulos.

Fundador de la Casa de los Escritores en Lenguas Indígenas, en 1993, fue nombrado Presidente de la Asociación de Escritores en Lenguas Indígenas y, en reconocimiento a su ardua labor de promoción de las lenguas y literatura indígenas, en 1998 recibió el premio Fray Bartolomé de las Casas, otorgado por la Casa de América de España.



Bajo la lluvia

Natalio Hernández vivió una niñez iluminada por las formas poéticas inherentes a la civilización mesoamericana, transmitidas por una poderosa tradición oral que indicaba a los infantes como ahuyentar las prolongadas lluvias de la huasteca veracruzana pintando soles de ceniza.

"Desde la infancia crecí en medio de la poesía, al escuchar a los viejos de mi comunidad, lugar del que nunca me he desconectado porque me sigue nutriendo. Mis padres ahora ya son bilingües, también hablan español, aunque a mí me siguen hablando en náhuatl. Recuerdo que desde la infancia mi madre me decía: Monequi xihmalhui nochi tlen oncah ipan tlaltipactli, ipampa tlaltipactli quehuac tonana, ya tech tlacualtia, ‘es necesario que cuides todo lo que existe sobre la tierra, porque la tierra es nuestra madre, la tierra nos da de comer' y claro, esto que es poesía, también era real. Si no íbamos a limpiar la milpa, no había elotes, no había tomates, no había chiles, no había cacahuates, no había camotes, no había plátanos, no había caña, no había nada y por lo tanto no comíamos. Yo crecí en ese mundo en donde los pájaros nos despertaban en la mañana, en donde la naturaleza tenía una relación muy fuerte con la vida de la comunidad. Por ejemplo, durante los temporales a veces llovía 8 o 15 días seguidos y los niños queríamos salir a jugar pero no podíamos y, cuando se asomaba un poco el Sol, nuestros padres nos daban las cenizas del fogón para que pintáramos un Sol en el patio, se fuera la lluvia y el Sol nos alumbrara. Tengo un poema que hace referencia a esa imagen poética de mi infancia que se llama “Pintaré un Sol”.

Por supuesto que la infancia de Natalio también estuvo marcada por la violencia física y psicológica de la cultura hegemónica que le imponía valores totalmente ajenos. Recuerda, con tristeza y coraje, cuando el profesor de primaria golpeaba e hincaba con piedras en las manos a los niños y niñas que sorprendía hablando en lengua náhuatl dentro del salón de clases.

Nadando a contracorriente, Natalio logró terminar la educación secundaria para desempeñarse como profesor bilingüe náhuatl-español y, en 1965, lo enviaron como docente a Zacapoaxtla, en la Sierra Norte de Puebla en momentos en el que el sistema de la educación bilingüe empezaba en los estados de Hidalgo, San Luis Potosí, Veracruz y Puebla; siendo que, en Oaxaca, Chiapas y Chihuahua existía desde la década de los 50.

Natalio recuerda que Zacapoaxtla “era un enclave muy racista, a pesar de estar habitado mayoritariamente por pueblos nahuas. Los mestizos nos discriminaban a tal grado que a los perros callejeros les decían ‘bilingües'. Por supuesto que eso me dolió tanto que estuve a punto de pedir mi cambio al sistema de enseñanza no bilingüe, porque pensaba que de esa manera podría esconder mi realidad, mi origen. No lo hice y ahora no me arrepiento porque me habría convertido en un desarraigado, un renegado de mi cultura. Superé ese momento de crisis y después fui a trabajar a las faldas del Pico de Orizaba donde, un año más tarde, me ascendieron a supervisor. Como supervisor de profesores bilingües presté mis servicios en Huauchinango, Puebla y Tlanchinol, Hidalgo. En Huejutla, Hidalgo, estuve como Director Regional”.




Natalio Hernández ha sido un impulsor de la
educación bilingüe en México


Del macehualtlatolli al piltlatolli

Natalio Hernández, autor del ensayo “ In tlahtoli in ohtli” / “La palabra, el camino. Memoria y destino de los pueblos indígenas” ( Editorial Plaza y Valdés; México, 1998) a dvierte en las diferencias dialectales, la riqueza de los idiomas: “Cuando estuve en la Sierra Norte de Puebla llegué a Tlacopan, cerca de Atempan, rumbo a Tezuitlán, hablando con el náhuatl de la huasteca y una señora, que era monolingüe, carcajeándose me dijo: Tehuatzin amo titlahtoa nahuatl, titlahtoa totonaco , que traducido al español significa ‘Usted no habla náhuatl, habla totonaco'. Wsto ocurrió porque el náhuatl de la Sierra Norte de Puebla es muy reverencial, usa mucho la terminación tzin , por ejemplo no dicen ta , como decimos en la huasteca para el pronombre tú, dicen tehuatzin , tlacatzin y sihuatzin para señor y señora. Allí fue mi primer encuentro con una variante, en donde la parte reverencial está implícita en la lengua. En el náhuatl de la huasteca no se usa la forma reverencial en forma cotidiana, casi no existe, es un náhuatl llano, directo; un náhuatl “chichimeca”, diría yo. Después me encontré con los hablantes de Milpa Alta, de la Ciudad de México, quienes se precian de hablar un náhuatl clásico, antiguo y por lo tanto un náhuatl cultivado en tiempos del señorío Tenochtitlan. Después conocí a don Miguel León Portilla estudioso de la lengua y la cultura náhuatl; hablante y traductor del náhuatl clásico. A lo largo de, por lo menos, 30 años me he ido enriqueciendo, me he ido toltequizando , con el piltlahtoli , el idioma de los príncipes, el náhuatl cultivado, el náhuatl culto, el náhuatl exquisito sin dejar de hablar el masehualtlahtoli , el náhuatl popular.

"Hay que tener presente que durante la invasión europea, las instituciones dedicadas al cultivo de la lenguas mesoamericanas fueron destruidas. El Calmecac (escuela de estudios superiores) de Tenochtitlan queda como recuerdo, como noción de algo que existió al igual que los Tepochcali y los Cuicacali (casas de canto) desaparecieron. El lenguaje culto y ceremonial de los tlamatinih en los teocalli se perdió, prácticamente. En algunos lugares las lenguas empiezan a encontrar acomodo en muchos espacios ceremoniales, rituales e incluso académicos; por ejemplo en Papantla hay misas en totonaco, en Zongolica y Cuetzalan, en náhuatl. Hace 8 años en la clausura del Congreso Internacional de la Academia de la Lengua Española que se llevó a cabo en Puebla, a sugerencia de don Miguel León-Portilla, tuve una participación en náhuatl y español, discurso que fue muy elogiado por los congresistas”.

Organizaciones

En 1973, tras una breve estancia en la Ciudad de México, Natalio se inscribió en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, año en el que junto con un grupo de profesionistas bilingües crearon N echikolistli tlen Nauatlajtouaj Maseualtlamachtianej, Organización de Profesionistas Indígenas Nahuas, AC (OPINAC): “Nuestra organización no fue vista con buenos ojos y enseguida corrió el rumor de que nos estábamos organizando para tomar por asalto la Dirección General de Educación Extraescolar en el Medio Indígena que estaba bajo la dirección del antropólogo Raúl Rodríguez Ramos, en tanto que Gonzalo Aguirre Beltrán era Subsecretario de Educación Extraescolar y Cultura Popular y director General del INI. Les ‘calentaron la cabeza' para que nos echaran de las oficinas centrales enviándonos a provincia, yo me fui comisionado a Acatlán, Puebla y eso me impidió terminar la carrera de antropología.

"Años después (1977-1980) presidí la Alianza Nacional de Profesionistas Indígenas Bilingües AC (ANPIBAC), que derivó en un proceso que tiene que ver con el movimiento indígena contemporáneo del país, organización en donde empezamos a plantear un indigenismo de participación, porque en el siglo pasado, cuando surge el indigenismo de Estado, se caracterizó por ver a los indígenas con una actitud muy paternalista, asimilacionista e integracionista. Nosotros proponíamos participar en las instituciones, en el diseño y en la administración de los proyectos. El movimiento indígena de los 70 y principios de los 80 produjo un discurso ideológico y político a partir de los propios indígenas, discurso que se retoma después en el movimiento 500 años de Resistencia Indígena, Negra y Popular y se reafirma en el movimiento de Chiapas de 1994 del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que tiene sus orígenes desde la OPINAC en 1973, en el Congreso Indígena de Chiapas de 1974, el Congreso Nacional de Pueblos Indígenas de 1975 y en el Congreso Nacional de la ANPIBAC de 1977.

"En 1997 los escritores en lenguas indígenas elaboramos la Declaración sobre la Diversidad Étnica, Lingüística y Cultural de México que después tomó cuerpo en una Iniciativa de Ley que presentamos en 1998 en la Cámara de Diputados. 5 años después, el Congreso Legislativo aprobó la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas. Incluso el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (creado como parte del Decreto de Ley de Derechos Lingüísticos) es una conquista del movimiento indígena de México, lo planteamos en el Congreso Nacional de Pueblos Indígenas celebrado en Pátzcuaro, Michoacán en 1975.”






Fuentes:
http://www.uaq.mx/fcps/tribuna/337/opi06.htm



http://www.publicaciones.cucsh.udg.mx/pperiod/espiral/espiralpdf/Espiral%2022/25-59.pdf


http://www.mexartes-berlin.de/esp/03/hernandez.html


Imagen: http://www2.nl.gob.mx

Una novela locochona


Por Jorge Cortés Ancona.®

La mirada a una ciudad que se exhibe en los pudores y que en su carnosa parte vive llena de sexo, tragos y muchos excitantes. Vida urbana llena de fiesta, de desmadre y de impunidad. En un ambiente que de ningún modo es difícil de reconocer como el de la Mérida de los años 60 y 70, transcurre el mundo desaforado de la novela Cuando sintió mi alma tu desdén, de Fernando Muñoz Castillo.


Narrada en un estilo ágil, conversacional, lleno de chistes, burlas e ironías, con personajes carnavalescos cuyas acciones traspasan tiempos y espacios en una laxitud de escenas que corresponden a la propia vida de dichos seres, la novela muestra una doble faceta ya que dentro de este juego humorístico hay una terrible violencia física y moral que pareciera camuflarse en la necesidad que una sociedad tiene por exponer a gritos su recato y su tranquilidad, deseos artificiales que nunca encubren lo que en realidad se desliza en esos núcleos para nada marginales. El lenguaje es abierto, se exhibe impúdicamente, lleno de procacidades, refiriendo abundantes prácticas sexuales de toda índole y haciendo mofa de los gastados discursos de la Iglesia y de los medios de prensa de la época. Estructurada en capítulos breves, en el texto todos los planos se interpenetran: la realidad se embute de sueños y alucines; a la camuflada desnudez costumbrista se superpone un trasvestismo vital. La música es un detonante y un indicador de estados de ánimo: el lenguaje musical y las canciones con distintos ritmos como los tropicales y los del rock y el bolero enfatizan las acciones y temperamentos en que se mueven los calenturientos personajes.


Hay todo un desfile de figuras emblemáticas de la época, muchas de ellas olvidadas y tipos cotidianos en donde encaja una galería de seres conocidos de la supurante alta sociedad yucateca. La vida que se narra es la que se nos impuso durante décadas en Mérida, aquella en la que transcurre la vida de tantos coterráneos: las imperativas y ridículas páginas de sociales, la ropa cara y a la vez de mal gusto, la vulgaridad que asoma tras la riqueza, los espacios ocultos donde los impulsos naturales afloran para después descargarse sinuosamente en los confesionarios. Aquí no hay paz, sólo pasones. Abundancia de mota, coca, ácidos y discriminaciones.


Esta novela expresa otro ritmo en la novelística de esta región. Rompe con el esquema con que se acostumbra ver eso que llaman “provincia”, haciendo ver sus entrañas descompuestas y su turbulenta vida oculta. Luce otra dinámica narrativa y libera al lenguaje de sus fantasmales oropeles, de esa agobiante tendencia a encubrir los hechos, a desviar la cara y a enrarecer el ambiente en que deben transitar las palabras. Saludo jubilosamente esta novela por su lenguaje en libertad, al decir abiertamente lo que hay que decir. Fuera tabúes, lejos las ataduras y las solemnidades que fatigan el discurso público en que nos desenvolvemos día a día.


La portada del libro, muy llamativa y colorida, presenta un detalle del óleo titulado como el libro de Rimbaud Una temporada en el infierno, de Alberto Muñoz. La novela está fechada en 1978-1983, obtuvo el Premio de Novela “Justo Sierra O’Reilly”, en 1995 y se publicó hasta ahora en 2008. Esto indica un transcurso de 30 años que no ha hecho perder frescura ni vigor al texto.


Este libro es ácido como nuestros chamoyes y nuestros mangos verdes con sal y chile. Con una prosa veloz, que nos arrastra de principio a fin aunque no queramos, como si la lectura fuera la andanza en una autopista de alta velocidad. Si mi primera leída fue un arrancón hasta el final, las relecturas tuvieron que ser a tramos no continuos para detener la atención en sus jocosos y fulgurantes detalles.


Muñoz Castillo, Fernando: Cuando sintió mi alma tu desdén, Instituto de Cultura de Yucatán, Mérida, 2008, 224 pp.


Sala de Lectura “Roldán Peniche Barrera”

Esta sala es coordinada por Benjamín Emeterio Márquez y se encuentra instalada en la Escuela Primaria “José Vasconcelos” de la colonia Vergel III de la ciudad de Mérida. La sala está coordinada también por el Prof. Miguel Carrillo Domínguez, quien tiene a su cargo a un grupo de sexto grado, los alumnos son los que hacen las actividades programadas por los dos coordinadores durante el año escolar, aunque hay que señalar que siempre se respetan las actividades escolares.

Uno de los objetivos de la sala es ser una opción alternativa de apoyo para los alumnos en su programa de estudio, por supuesto sin dejar atrás la lectura por placer.

Los coordinadores manejan principalmente la lectura en voz alta, la narración y el préstamo de libros de su acervo personal en e-books, es decir libros virtuales, ya que la escuela cuenta con proyectores y computadoras en las aulas, así que si un niño quiere que Benjamín le preste un libro, él puede leerlo en el mismo salón. Actividad que ya se había realizado con otros grupos de lectores durante el tiempo que Benjamín ha trabajado en la Sala de Lectura.


Emeterio Márquez complementa el acervo con libros de su acervo personal, ya que los libros del CONACULTA no son atractivos para los niños, aunque no deja de trabajar con su acervo ya que los facilita entre familiares y amigos. También maneja un gran número de títulos digitalizados, los cuales ha estado distribuyendo a los que asisten a su sala.

La principal actividad que realiza Benjamín es la de narrar cuentos, pero de manera muy amena y relajada donde interactúa con el Prof. Carrillo. Al final de la narración hacen diversas dinámicas para enriquecer la narración o explicar algunos conceptos que los niños no tengan claros, aunque Benjamín en realidad busca actividades donde la creatividad de los niños se manifieste de manera oral o escrita.


Algo que definitivamente se nota desde que Benjamín se presenta ante el grupo es la buena aceptación por parte de los niños y la buena relación que tiene con el Prof. Carrillo. Esto ayuda mucho a que la Sala de Lectura sea una experiencia agradable para los infantes.



La Sala de Lectura “Roldán Peniche Barrera” es una sala dinámica que siempre busca estar en contacto con diversos tipos de lectores como estudiantes de otras escuelas y grados escolares.

Es un trabajo apoyado por la amplia preparación en el área pedagógica por parte de Benjamín Emeterio y muchas veces respaldado por el Prof. Carrillo quien también cuenta con amplia experiencia en la docencia.

Un proyecto que está en proceso es realizar el montaje de una obra creada por el mismo Emeterio, titulada “Carecosuma”. Un ser que les enseña la materia de los sueños y recuerdos a dos niños, ese elemento esencial (sueños y recuerdos) está a la mano de cualquiera por medio de los libros. Aunque es una obra aún en proceso de escritura, ya se cuenta con objetivos a corto plazo.



DIBUJOS EN EL ORDEN DE APARICIÓN DE:

"Esto no es un circulo es un Rostro" Angel Alejandro Rivadeneyra Vera. (Fragmento)

"Esto no es lo que parece. Amiga. Marciano Feliz y Roquero" Autor: Pendiente.

"Dibujos varios" Autor: Pendiente.

"Esto no es un circulo es un sol" Angel Alejandro Rivadeneyra Vera. (Fragmento)

"Estas no son unas tijeras es un pajaro" Autor: Pendiente




"Esto no es un cienpies, es un lápiz" Katia M. Rosales Ferriol.



"Esto no es un tajador, es un camión". Jesús.



Los silencios de la memoria



Adán Echeverría ©





“Uno se engaña creyendo que al observar la vida nada se invierte; eso también es mentira, nada es gratuito, la simple mirada tiene un costo”, escribe Rafael Ramírez Heredia en uno de los nueve cuentos incluidos en el libro Otra vez el Santo. El autor somete a nuestras percepciones la oportunidad de los recuerdos, de sentirnos parte de las narraciones, mirar de nuevo el mundo con los ojos prístinos, mirada eterna hacia los adentros. Detener la marcha para ver el camino que se ha recorrido, las noches y sus luces, parpadeos de luz a través de la memoria.

Y es que en las historias pasadas está la vida. Nos hemos hecho de esa materia que es el tiempo, y los recuerdos de una adolescencia, pubertad, el inicio de la adultez, esa época en que somos mayores para juzgar a los padres, para irradiar los deseos por la mujer (por el hombre acaso), pero aún no podemos valernos por nosotros (trabajos de medio tiempo, estudios truncados), y confiamos en los amigos, en la educación callejera de los golpes, miedos y triunfos, retos y camaradería hipócrita.

Esa época de la vida en la cual existen ocasiones en que podemos gritar: ¡Soy el rey del mundo!, y sentir que lo podemos todo y lo podemos todo, como diría el poeta. La juventud de impulsos implacables.

Esas memorias son las que vienen a visitarnos mientras leemos Otra vez el santo, colección de cuentos que nos involucra (quizá por el uso de la primera persona) en las historias que Rafael nos expone: un niño mirando de lejos a su padre sin reconocer los ademanes de antaño, de hombre bueno, como si lo mirara por vez primera, como si la noche hubiera cubierto su rostro y aquel héroe ahora le pusiera una última prueba para entender el camino propio, el camino que abre su boca e invita a entrar, y el padre mirando sus pasos; esa nuestra iniciación hacia los conflictos de los que no solíamos percatarnos.

Conmovedora historia donde podemos sentir a cada letra las emociones infantiles que nos indican que no todo será jugar a partir de este momento, que ya no podemos seguir refugiándonos en la falda de mamá mientras papá se va al trabajo, porque por nuestros ojos entran las imágenes que hay que aprender a valorar, y ahí surge ya el adentrarse a la sociedad (esa materia tan insulsa) hacia la vida, que difícilmente podrá abandonar nuestra mente ahora.

La inocencia primera a la que con dificultad regresaremos, inocencia dejada en los estudios, en el saber que se necesita tener la panza llena para luego poder pensar en la creación, que para llenarla habrá que trabajar y ganar dinero, que el dinero no vale ya en este país, que no queda más que mirar la tranza y la sobrevivencia del más fuerte, y luchar por los valores propios, por ser pobre y honesto, rico cabrón, pobre y pendejo, o inteligentemente rico, hasta olvidar esas emociones de acercarse por vez primera a una amiga o amigo y sentir la emoción del deseo, irse de juerga con los cuates con la poca lana que nos dan de gastada, tiempos jóvenes con la inexperiencia marcada en el acné, en el dibujo apenas del bigote.

En todo esto pienso al leer y releer Otra vez el santo, las historias de una juventud que pudieran ser las historias de todos. La jocosidad, el drama, el miedo o el suspenso, todo con la mirada en el tiempo, detenida allá por algún incidente que nos demuestra porqué contarse, porque tener que leerlas.

Todo esto se puede leer entre las líneas de estas nueve historias, o muchas otras, de acuerdo con las vivencias de cada lector. Y ya no hablarse de los logros literarios de Rafael, de ese vértigo de frases cortas, de esa capacidad de atrapar la mente con el ritmo de una voz madura.

Ese descubrir por las tonalidades, la voz natural de un narrador comprometido con su obra, comprometido con el lector a entregar lo máximo de la estructura, irse para adelante, el recurso del flashback que despunta en cada olor, en cada gesto de los personajes, en la melodía de una canción, introducir a los personajes colgados de la historia, elevarnos hasta la ficción y la sorpresa, dominio del lenguaje literario, de la metáfora y el juego de palabras, de recrear los ambientes, mostrar los ademanes, los silencios. Eso nos hace leer esta colección de cuentos, y es el mismo autor quien lo ha dicho antes: la realidad es una, y la realidad literaria siempre será otra.

No se trata de contar recuerdos de juventud, sino reunir las vivencias y crear historias de sentimientos, sensaciones, aventuras, fantasías, puritito poder de la palabra, con las consecuencias que trae la literatura a nuestros ojos, a nuestros paradigmas.

Por eso podemos sentirnos dentro de las historias que hoy se nos entregan, y al mismo tiempo podemos sorprendernos y entender lo literario de las mismas.

Ir a una kermés pudiera ser un lugar común en todas nuestras vidas, hemos ido y sentido el cosquilleo de mirar a las niñas pasar caminando en grupitos, y nosotros ya listos para la cacería, allá inventando historias que resalten aquel machismo ya tan vilipendiado, pero siempre recurrente.

Pero ese que puede ser lugar común para todos, se hace literario cuando la historia es contada por alguien que sabe, que tiene los motivos y la experiencia para atraparnos, y mostrar el lado artístico de crear un texto: usar el lenguaje: “Sí, mi amigo, la vida es muy azarosa y uno es navío en aguas bravas, la oscuridad de los divorcios cuesta, quien no lo crea que los nostalgie, como yo, al seguir pensando que lo mejor hubiera sido festinar esto en la oscuridad de un calabozo…”

El uso del lenguaje nos permitirá no solo conocer las historias; un escritor, que se precie de serlo, no solo cuenta historias, construye obras literarias, y acá Rafael construye y enseña, cuenta y recuerda y recordando nos lleva al viaje de nuestras propias vidas, de nuestra pubertad, adolescencia y primera adultez.

Caminar hacia el burdel con el corazón retumbando es caminar hacia la vida, mirar los ademanes no conocidos de papá es madurar, lograr escapar de situaciones comprometedoras es aprender a sobrevivir, desesperarse ante el acoso de una mujer mayor es vivir en carne propia el despertar puntilloso de los cerebros hacia las posibilidades de la traición o de la curiosa y obsoleta fidelidad.

Rafael lo sabe, conoce el pensamiento humano, ha vivido y puede contar, puede enseñarnos la mirada aviesa del conocimiento narrativo, y ya el lector acucioso sabrá descubrir las estructuras que el autor domina e inserta dentro de su trabajo con el único afán de que el lector no abandoné la lectura, y en verdad, que el libro se puede leer sin despegar la mirada.



...

BOLETIN SALAS DE LECTURA

---





El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través de la Dirección General de Publicaciones nos ofrece una nueva herramienta que es el Boletín del Programa Nacional Salas de Lectura.

Este boletín el cual titularon “La búsqueda”, cuenta con – secciones como son:

Pasar la página: con el artículo titulado “Leamos juntos” del Fernando Fernández, Director General de publicaciones, donde exhorta a realizar un análisis del trabajo en las Salas de Lectura: “Proponemos sencillamente, hacer un alto para vernos de frente y conversar, sobre los libros, lecturas y lectores. Hagámoslo hoy, es el tiempo”

Así nos leemos: espacio destinado a contar alguna experiencia exitosa en tu comunidad y en esta ocasión el apartado titulado “Lectores marinos” es un mínimo resumen del exitoso XI Encuentro Nacional de salas de Lectura realizado en Sinaloa, estado que cuenta con 185 salas de lectura a las que se suman 23 salas nuevas que refrendan su compromiso con el público lector y la formación de nuevos lectores en esta región del país.

Caja Viajera: sección donde nos informan de las novedades editoriales de CONACULTA, las cuales están contempladas para los acervos de las salas de Lectura. Pero si tu como coordinador tienes alguna sugerencia de títulos editados en tu localidad o de temas que te gustaría proponer puedes contactarlos y tus sugerencias se verán en este espacio. En esta ocasión nos recomiendan tres títulos como por ejemplo:

Niños de ayer y de hoy.
Eugenia Meyer.

Que es una mirada atenta al desarrollo de la infancia en México
desde los tiempos prehispánicos hasta nuestros días, el cómo los
niños han dejado huellas en la historia.


La otra página: Apartado escrito por Laura Athié, Directora General Adjunta de Publicaciones en el cual hace una reflexión sobre los libros, los lectores de nuestro tiempo, la importancia de la sociedad civil como parte fundamental de la promoción de la lectura y apoya una propuesta de Francesco Tonucci pedagogo italiano contemporáneo, reconocido por su proyecto: La citta di bambini (La ciudad de los niños), analizando la probabilidad de que en México se lleve a cabo dicho proyecto principalmente para acabar con la inequidad sobre todo en el acceso al libro y la lectura y de esto deriva la importancia de la nueva Ley de Fomento del Libro y la lectura en México.

Nuestras Lecturas: Espacio destinado a las “Historias de lectura” de los coordinadores de sala o de los lectores y en esta ocasión Olivia Escora Rodríguez, quien gano la primera edición del Concurso Nacional de Historias de Lectura, nos cuenta como ella y su hijo Pedro superaron algunas dificultades formativas y psicopedagógicas por medio de la lectura.

Pero eso no es todo ya que también nos regalan un poster representativo del Programa Nacional de Salas de lectura y del CONACULTA.



[ Foto del poster central]



Cualquier colaboración que ustedes deseen hacer a este boletín pueden hacerlo directamente a:


Programa Nacional de Salas de Lectura
Dirección General de Publicaciones
Av. Paseo de la Reforma 175, piso 3
Col. Cuauhtémoc, México ED. F. C. P.
06500
Tel. 01(55) 4155 0686


salasdelectura@correo.conaculta.gob.mx


www.conaculta.gob.mx/dgp

....

Sobre lectura


El objetivo último de la lectura es hacer posible comprender los materiales escritos, evaluarlos y usarlos para nuestras necesidades.

Para leer hay que seguir una secuencia de caracteres colocados en un orden particular. Por ejemplo, el español fluye de izquierda a derecha, el hebreo de derecha a izquierda y el chino de arriba abajo; el lector debe conocer el modelo y usarlo de forma apropiada. Por regla general, el lector ve los símbolos en una página, transmitiendo esa imagen desde el ojo al cerebro, pero leer puede también ser realizado mediante el tacto, como en el sistema Braille, un método de impresión diseñado para personas ciegas que utilizan un punzón para escribir.

Leer tiene que ver con actividades tan variadas como la dificultad de un niño pequeño con una frase sencilla en un libro de cuentos, un cocinero que sigue las normas de un libro de cocina, o un estudiante que se esfuerza en comprender los significados de un poema. Leer proporciona a las personas la sabiduría acumulada por la civilización. Los lectores maduros aportan al texto sus experiencias, habilidades e intereses; el texto, a su vez, les permite aumentar las experiencias y conocimientos, y encontrar nuevos intereses. Para alcanzar madurez en la lectura, una persona pasa por una serie de etapas, desde el aprendizaje inicial hasta la habilidad de la lectura adulta.



PREPARACIÓN A LA LECTURA


La primera etapa, la preparación, tiene que ver con las habilidades que los niños alcanzan normalmente antes de que puedan sacar provecho de la instrucción formal para la lectura. Los niños adquieren conocimiento del lenguaje y del nombre de las letras, aprenden que las palabras están compuestas de sonidos separados y que las letras pueden representar estos sonidos. Los padres pueden ayudar en el proceso leyendo a los niños, de modo que les acercan al lenguaje formal de los libros, resaltando palabras y letras, y haciéndoles ver que esas palabras en un libro pueden narrar una historia o proporcionar información. Otras habilidades de preparación se adquieren por medio de juegos de palabras y de ritmos fonéticos. Hacer juegos de lenguaje aparentemente ayuda a centrar la atención de los pequeños en los sonidos de las palabras, así como en sus significados.Los niños también aprenden otros aspectos del lenguaje escrito. En las primeras edades pueden distinguir su escritura de la de otras lenguas, reconocer el estilo comercial, realizar 'pseudolectura' con libros familiares y otros juegos. Se ha sugerido que estas primeras conductas de lectura contribuyen al posterior éxito lector.


EL COMIENZO DE LA LECTURA


Los niños comienzan a leer los textos que equivalen a las palabras pronunciadas que ya conocen. Algunas escuelas y libros de lectura enseñan a los niños a reconocer palabras completas y acentúan el significado del texto. Otros refuerzan primero el estudio de la fonética —el conocimiento de los sonidos representados por las letras individuales— y el desarrollo de las facultades de reconocimiento de cada palabra. Casi todos los programas normales combinan ambas técnicas: intentan enseñar al chico a reconocer palabras y a que aprendan la fonética. Desde hace más de sesenta años, la investigación ha mostrado que la temprana instrucción fonética, practicada de forma sistemática, produce un cierto éxito en la lectura al menos en los primeros años de la educación.

En los primeros años los niños leen historias y cuentos que contienen palabras comunes que ya conocen por la conversación. Con la práctica, la mayor parte de los niños leen con creciente fluidez y comprensión. Los diferentes niveles de lectura en una clase pueden conducir al agrupamiento de los lectores o a una atención individualizada que adapte la instrucción a las habilidades de cada lector.


EL DESARROLLO DE LAS HABILIDADES


En la siguiente etapa del desarrollo lector, el énfasis se pone desde la lectura de historias de contenido conocido hasta la lectura de materiales más difíciles que enseñan al chico nuevas ideas y opiniones. En esta etapa la lectura silenciosa para comprender y las habilidades de estudio se fortalecen. Este paso del aprendizaje de leer a la lectura para aprender es especialmente importante porque el estudiante debe ahora comenzar a usar las habilidades lectoras para aprender hechos y conceptos en los estudios sociales, científicos y otros temas. Efectuar este salto cualitativo es difícil para algunos estudiantes, y sus niveles lectores pueden aumentar en un recorrido más lento que lo normal en las clases de primaria.

Algunos educadores conciben la comprensión lectora como una serie de subdestrezas, como comprender los significados de la palabra en el contexto en que se encuentra, encontrar la idea principal, hacer inferencias sobre la información implicada pero no expresada, y distinguir entre hecho y opinión. La investigación indica que la lectura se puede dividir en muchas subdestrezas diferentes que deben ser dominadas; hablan de unas 350 subdestrezas.

En los años de educación secundaria y superior, los materiales de lectura llegan a ser más abstractos y contienen un vocabulario más amplio y técnico. En esta etapa el estudiante no sólo debe adquirir nueva información, sino también analizar críticamente el texto y lograr un nivel óptimo de lectura teniendo en cuenta la dificultad de los materiales y el propósito de la lectura.

EL DESARROLLO DE LAS HABILIDADES LECTORAS


Para los estudiantes mayores estudiar palabras es una forma de aumentar la capacidad lectora. Esto requiere el uso de diccionarios, estudiar las partes de las palabras y aprender a encontrar el significado de una palabra en referencia al contexto. Los estudiantes pueden también aumentar su vocabulario dando atención especial a las nuevas palabras que puedan hallar.


Como la madurez lectora puede tener diferentes niveles indicados por materiales y objetivos diferentes, es útil la práctica de hojear un texto para captar el significado general y analizarlo para una información específica.

El desarrollo de las estrategias de estudio eficiente es importante en el aprendizaje de las diversas clases de materias. Una técnica útil de estudio es subrayar, dado que ayuda a incrementar la comprensión de los principales puntos y detalles de un texto.



IMPORTANCIA DE LA HABILIDAD LECTORA


Además de su valor intrínseco, la habilidad para leer tiene consecuencias económicas. Los adultos que mejor leen son capaces de alcanzar más altos niveles y es probable que consigan puestos de trabajo mejor remunerados. El aumento de la tecnificación de la sociedad ha incrementado las exigencias de alfabetización adecuada, presión que ha llegado al ámbito escolar de forma directa. Un nivel más alto de alfabetización se necesita tanto en los negocios o en la industria como en la vida diaria, por ejemplo, para comprender diversos formularios o para entender los periódicos. Se han llevado a cabo algunos esfuerzos para simplificar los formularios y los manuales, pero la carencia de suficiente capacidad lectora definitivamente impide que una persona pueda desenvolverse en la moderna sociedad occidental.








Los programas de alfabetización de adultos se pueden diferenciar según los niveles de alfabetización que desarrollan. Los programas de alfabetización prefuncional animan el desarrollo de la descodificación y reconocimiento de palabras, semejante a los objetivos de las escuelas primarias, aunque usan materiales más apropiados para la edad adulta. Los programas que tratan el desarrollo de la alfabetización funcional llevan el nivel al uso de la lectura para aprender nueva información y realizar tareas relacionadas con el empleo. Los programas de alfabetización avanzada subrayan el desarrollo de las habilidades de más alto nivel.

La gran importancia de la habilidad lectora está demostrada por el desarrollo de los programas de alfabetización en algunos países en vías de desarrollo como, por ejemplo, Cuba, cuyos programas envían jóvenes estudiantes a las zonas rurales para ejercer como profesores de las personas analfabetas.
::::::::::

Visitas

Síguenos por correo electrónico

ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA
Vigésima segunda edición

Entradas populares

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails