Algunos peligros de leer un libro sin tener en cuenta la metafísica

Para hacer uso de un libro es necesario imaginarse antes cayendo en un agujero negro, ya que los modelos de gravedad y física cuántica contienen en sí mismos la semilla de la destrucción; la materia que cae en un agujero negro debe desaparecer de golpe, al ser absorbida al centro de la gravedad infinita de este fenómeno, pero, debe haber un momento antes de estar comprimido en este punto, en la última billón billón billonésima parte de un segundo, en ese momento y a partir de entonces, la naturaleza del tiempo y el espacio deben cambiar bastante. Para vivir este breve momento habría que superar los efectos que acompañan a las energías tan elevadas, porque mientras se absorbe y se colapsa, la materia se calienta y adquiere energías muy elevadas, en efecto se llega a simular el principio de todo el universo, se regresa al estado colapsado anterior a la gran explosión.


Los efectos cuánticos de leer nos permiten actuar dentro del principio de incertidumbre, que pueden evitar la desaparición real, llámesele muerte o ausencia del autor. Una de las causas es que en la escritura, lectura, caída a un agujero negro, conforme uno se acerca al origen, el tiempo sigue, como una secuencia de acciones siempre en movimiento, siguen las actividades de las demás personas, por supuesto el tiempo se destruye, al igual que su persona, lo cual es triste en cierto modo.


Conforme a uno se acerca al origen de la lectura, quizá suceda que la actividad del tiempo se estire, de modo que no pase una billón billón billonésima de segundo, el tiempo se estira de manera que uno retrocede y retrocede al momento de creación en la mente, o avanza y avanza en relación con el centro de un agujero negro, el cuál nunca se alcanza porque ocurren nuevas actividades, como pelar una cebolla con un número infinito de capas.



La razón para preguntarse el porqué de la lectura es porque no se aprecia cuando el tiempo cambia, en un ambiente tan extraño como es el pensamiento. Conforme uno cae en la lectura se puede observar hacia atrás, y por supuesto ver las demás cosas que van sucediendo como uno esperaría, pero siempre habrá distorsiones muy caprichosas en el lenguaje. Si se evita caer en la singularidad del ego se puede caer a otros universos, que serían una réplica del nuestro hasta cierto punto, pero nunca sabremos si los detalles de su evolución son los mismos.


Uno puede imaginar que, por ejemplo, ya no serían las mismas estrellas que uno mira, ni el mismo planeta, ni
las mismas cosas, quizá el ambiente sea totalmente igual y diferente. Es impactante pensar en estos universos alternos que esconden los libros.

®Rabia

Saludos de Candy


Hola! He subido algunas fotos del evento de niños lectores y escritores "Mis Raíces Mayas", en los días siguientes subiré más, así como las de la clausura del sector.

Les comento que en el Programa Nacional de Lectura (Hermano del Programa Salas de Lectura) que se impulsa en las aulas de las escuelas de Educación Básica se buscan los mismos propósitos: fortalecer las competencias comunicativas de los alumnos y potenciar lectores y escritores por gusto.

En mi plaza de la mañana cubro funciones de asesoría pedagógica y recibí la confianza del jefe de sector de ser el enlace de este nivel con el PNL, además de que en mi zona escolar impulse un gran trabajo del cual ahora que concluye el curso, me siento muy satisfecha: reuniones mensuales con los promotores de lectura, seguimiento a las acciones en los centros escolares, hemos inaugurado ¡seis! bibliotecas, muy monas por cierto,entre otras cosas, en el siguiente curso escolar pienso trabajar con el mismo ahincó para lograr buenos resultados.

Lo que para mi ha sido fundamental en todo lo que he logrado ha sido la formación y el apoyo que el Programa Nacional de Salas de Lectura he recibido, lo cual agradezco infinitamente....

Les envío un saludo.


Visita su Hi5 para que puedas ver sus fotos:

El punto máximo de placer *

Diario Por Esto! jueves, 05 de junio de 2008

Por Verónica García Rodríguez®

Actualmente se ha puesto de moda el promover la lectura a través de mensajes en radio, televisión y prensa, programas escolares, lecturas públicas, festivales de lectura, salas de lectura, pero cuando anuncian las cifras de lectores en el país parece que todos los recursos económicos y humanos resultan ser en vano.

¿Cuántos de los involucrados directa o indirectamente en estos eventos termina yendo a su casa para leer un libro? Esto es muy frecuente en las presentaciones de libros y revistas literarias, por citar sólo un ejemplo, en las que habríamos de preguntarnos cuántos de los asistentes compran un ejemplar del libro presentado y cuántos más lo leen.

Entonces, ¿qué está pasando con los procesos de fomento a la lectura? Pienso que la respuesta está en nosotros mismos como lectores, en nuestros procesos de interrelación con el libro. De principio, un promotor de lectura es una persona que mantiene una relación más allá del enamoramiento con el acto mismo de leer, y como tal, sabe que la lectura es una experiencia individual basada en el gozo y el placer de sentir y de pensar.

No leáis para contradecir o impugnar, ni para creer o dar por sentado, ni para hallar tema de conversación o disertación, sino para sopesar y reflexionar” (Bloom, 2000)

Leemos para fortalecer nuestra personalidad para saber, sin quererlo, quiénes somos y cuáles son nuestros auténticos intereses. Este proceso de aprendizaje nos hace sentir placer, y sin duda, los placeres de la lectura son más egoístas que sociales.

Lo preocupante y realmente triste es que muchos de nosotros leemos por motivos profesionales y sociales en los que sólo raras veces revivimos el placer de leer que sentimos en la adolescencia. La manera en que leemos hoy depende en gran medida de la distancia interior o exterior que tenemos con los criterios académicos.

Aunque parezca raro, en muchas partes hay personas que practican la lectura personal: hombres, mujeres, trabajadores, amas de casa, jóvenes y viejos. Y esos son los verdaderos lectores, los que leen por sí mismos y no por intereses que, supuestamente, trascienden la propia personalidad.

Para ampliar un poco más sobre este proceso quiero referirme a Harold Bloom quien plantea cuatro principios para una renovación de la lectura. Principios basados en la actitud, que todo aquel lector que tenga la intención de promover la formación de lectores debe tener en cuenta.

Límpiate la mente de tópicos
¿“Si leo, seré sabio” o “ratón de biblioteca”? “Mientras más libros, más inteligente”, “la lectura es el alimento del alma”, “con un libro viajo a todas partes”, “un libro mi mejor amigo”, “debo escoger lo que leo”; “no a la literatura chatarra”, “la lectura es elitista”, ¿escribir en las páginas de un libro? ¡Nunca! Y comer, tomar té, café o escuchar música mientras leo ¡Jamás!
Tópicos, clichés, que se interponen en nuestra relación personal con la lectura. Nos prejuician y perdemos la espontaneidad del interés. La verdadera y honesta motivación.

No trates de mejorar a tu vecino ni a tu ciudad con lo que lees ni por el modo en que lo lees.
El desarrollo personal y el fortalecimiento de la identidad son ya proyectos bastante arduos para la mente y el espíritu de cada ser humano: “No hay una ética de la lectura. Hasta que ha purgado su ignorancia primordial, la mente no debería salir de su casa; las excursiones prematuras al activismo tienen su encanto, pero consumen tiempo, que forzosamente se restará de la lectura” (Bloom, 2000).

Muchas veces cuando elegimos un libro para compartirlo con alguien, lo hacemos basándonos en las necesidades que suponemos tiene nuestro interlocutor con el fin de mejorar su vida, más que por compartir el disfrute y el placer que sentimos al leer ese libro. Un placer que sólo puede reproducirse a través de la experiencia individual.

De esta manera, imponemos inconscientemente una clasificación de los libros que intentamos compartir. Eliminamos el derecho fundamental del lector: La libertad.

Cito nuevamente a H. Bloom: “El intelectual es una vela que iluminará la voluntad y los anhelos de todos los hombres. No hay que temer que la libertad que proporciona el desarrollo como lector sea egoísta.

Porque si uno llega a ser realmente un lector, la respuesta a su labor se reflejará como iluminación en los demás”.

Para leer bien hay que ser inventor
La imaginación, la memoria, el diccionario y cierto sentido de la forma artística son elementos fundamentales para leer, según Vladimir Navokov. Sin embargo, la creatividad, el acto mismo de crear, es el punto de enlace entre lector y autor. Es ahí donde comparten el momento de la creación y donde se gesta el principio del placer literario.

Hay que recuperar la ironía.
Esa sutil manera de reírnos de nosotros mismos, de disfrutar la crítica. Por un lado, y gracias a la sacralización del libro, tenemos adultos que nos tomamos muy en serio la acción de leer. Leer es una actividad intelectual y por lo tanto, seria; tan seria que dejamos pasar por alto momentos placenteros y divertidos. Por otro lado, estamos tan minados de la seudocrítica y de un humor vulgar y falto de creatividad que cada vez reconocemos menos la ironía cuando la vemos. Como algunos jóvenes que les es imposible sonreír después de leer “La ley de Herodes” de Ibargüengoitia, por citar un ejemplo. Estamos perdiendo la capacidad de asombro, la creatividad y la ironía, y con ellas, una forma de disfrutar.

En este mismo sentido, hablando de procesos de fomento a la lectura, también vale la pena revisar el significado de las palabras: proceso, fomento y lectura. Pero dejaré el concepto de lectura para otra ocasión, porque no se trata de entrar en polémica y sí de compartir ideas. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua: Proceso es el conjunto de las fases sucesivas de un fenómeno natural o de una operación artificial, y fomento significa calor y abrigo que se suministra a una cosa; fomentar, según el mismo diccionario, es sinónimo de calentar, excitar, impulsar.

Por tanto, de acuerdo a estas definiciones, podemos decir que los procesos de fomento a la lectura son un conjunto de fases que calientan, impulsan y excitan al individuo para llegar al punto máximo del placer que es la lectura. Entonces, tal vez quedaría pendiente un segundo artículo a cerca del erotismo de la lectura, pero por lo pronto, concluyo que para promover la lectura, hay que fomentar para el placer y ejercer la libertad. “Sólo se puede leer para iluminarse a uno mismo: no es posible encender la vela que lumine a nadie más”. (Bloom, 2000)

Referencias:
Bloom, H. (2000) Cómo leer y por qué. Barcelona: Anagrama.
Nabokov, V. (1997) Curso de Literatura Europea. Barcelona: Ediciones B, S. A., P. p. 26
Pencac, D. (2002) Como una novela. Barcelona: Anagrama
Diccionario de la Lengua Española, vigésimo segunda edición, consultada el 4 de junio de2008 en http://www.rae.es/rae.html

______________________________________________________________________

* Ponencia presentada en el Encuentro Regional de Promotores de Lectura. Procesos de fomento a la lectura Chiapas 2005.

Biblioteca Virtual de Yucatán





Escucha:








(Da clic en la imagen para ir a la BVY)


Esta proyecto se crea por iniciativa del Gobierno del Estado a través del Instituto de Cultura de Yucatán y su Dirección de Patrimonio Cultural. Es administrada por el Centro de Apoyo a la Investigación Histórica de Yucatán, que sera la principal fuente de colecciones para formar el acervo de esta biblioteca que va estar conformado por facsimilares de libros, periódicos, folletos, manuscritos, partituras, fonogramas, imágenes y otros documentos de autores o temas yucatecos.


Para comenzar este proyecto con uno de los más emblemáticos escritores del Estado: José Peón Contreras. De quien ya esta disponible gran parte de su obra, para poder difundirla.


también esta abierta la convocatoria para todos los autores peninsulares y yucatecos que estén en el área científica y artística para mandar sus textos y ser parte de este patrimonio cultural.


Les invitamos a visitar este sitio que sera un gran logro para la cultura del Estado de Yucatán:



Audio: http://www.yucatan.com.mx/multimedia/audios.asp

Livraria Lello & Irmão

Esta librería de Oporto, situada en la Rua dos Clerigos, Portugal es considerada por los usuarios de Internet como la más bella de Europa y posiblemente de todo el mundo. Es un lugar con mucha historia, fue fundada en 1869 bajo el nombre de Livraria Internacional de Ernesto Chardron y a la muerte de éste cambió su nombre por Lello & Irmao en honor a sus nuevos libreros, y así sigue llamándose en la actualidad, conservando no sólo el nombre sino sus instalaciones.

La fachada estilo neogótico, es espectacular, pero al penetrar en su interior da la sensación de haber realizado un viaje en el tiempo. Sus techos y estanterías de madera tallada son unicos, pero la estrella arquitectónica es, sin duda, la enorme escalera de madera labrada en el centro del local.


Su forma de caracol y su original bifurcación dan a la librería un toque elegante y clásico a la vez. Por encima de ella, en el techo, una hermosa cúpula de cristal dota de más magia al local permitiendo la entrada de luz natural perfecta para la lectura.

Todo esto relativo al aspecto artístico, arquitectónico y decorativo pero, en cuanto a sus fondos, es imprescindible perderse entre sus estanterías con pequeños cajones con cristales y disfrutar del simple hecho de tocar y hojear los libros. Pueden encontrase obras de todas las temáticas y estilos, desde las últimas novedades editoriales hasta auténticos tesoros bibliográficos. La mayoría de los libros están en portugués pero también se encuentran obras en castellano. Un encanto añadido es el poder disfrutar de un café o una copa de “vino de oporto”, sentado en una mesa del piso superior mientras se hojea alguna de las obras.

Les dejamos esta presentación que anda circulando en Internet, para que puedan ver más de esta hermosa librería



La Gloria de la Raza; los chinos en Yucatán


Hace algunos días en el Museo de la ciudad se presentó este libro escrito por el Antropólogo José Juan Cervera Fernández y las palabras que refiere Carlos E. Bojórquez Urzaiz, explican perfectamente la obra:

Para comenzar quisiera agradecer a José Juan Cervera Fernández la omisión que ha hecho en su libro: La Gloria de la Raza; los chinos en Yucatán, del aparato crítico que suele acompañar los materiales de contenido predominantemente académico, no sólo por cuanto nos evitó la lectura de párrafos innecesarios, o que pudieran resultar excesivos, sino porque su obra permite dejarse llevar por las impresiones del primer acercamiento, y a través de ellas ir descubriendo sus valores históricos y estéticos.

Complace destacar también, que la belleza contenida en cada página de este libro, si bien parece una discreta filtración artística del autor, en realidad se trata de una estrategia cuyo propósito es allegarse lectores, tanto personas poco versadas en el tema, que se sentirán atraídas por la amenidad de su lenguaje, como estudiosos que no dudaran de la información fidedigna a la que nos remite José Juan Cervera, a través de las notas situadas a pie de página, que sin entorpecer la lectura, consignan las fuentes históricas primarias. En otras palabras, la estética de La Gloria de la Raza no está al servicio del conocimiento, como describió Alfonso Reyes la identificación del ensayo histórico, sino que en la obra de Cervera el conocimiento es de por sí bello, e incluye elementos artísticos que por su transparencia conducen a la lógica reclamada por la historiografía.

El acercamiento entre historia y literatura, resumido en el libro que comentamos, parece ser un camino habitualmente recorrido por José Juan Cervera, que para el caso que nos ocupa, dio comienzo en el año 2003, cuando sacó a la luz su artículo: La herencia cultural de los chinos en Yucatán, un texto donde hace gala de su destreza investigativa, ya que desde ese entonces había reunido los datos históricos y aún los conceptos necesarios para guiar esta obra que culmina con una coedición de la Universidad Autónoma de Yucatán y el Instituto de Cultura. Recuerdo que en aquel año Cervera me indicó que uno de los propósitos de su investigación sobre los chinos en Yucatán, era divulgar los resultados a través de textos periodísticos breves, o de algún tipo de cuadernillos, que salvaran del olvido la fascinante presencia de los asiáticos en la Península. Consta que José Juan fue arreglando cuidadosamente sus escritos, bajo formatos de divulgación, pero que con la puesta en circulación de este libro, sus textos y desde luego la presencia china en el terruño, se aventuran a la prolongada vida que ofrece un libro consagrado por entero al tema de este importante grupo de inmigrantes.


Pero que mejor que el propio autor para platicarnos de este libro, por ello decidimos hacerle una entrevista virtual, la cual amablemente nos concedió:


“¿Qué podemos encontrar en La gloria de la raza. Los chinos en Yucatán?”

Es posible encontrar información sobre la llegada de los chinos a Yucatán a principios de la década de 1890, cuando fueron conducidos a nuestro estado con el propósito de emplearlos en el corte de hojas de henequén en las haciendas de varios terratenientes que requerían mano de obra para satisfacer sus expectativas de prosperidad económica. Igualmente puede leerse acerca del proceso de integración de los ciudadanos chinos a la vida rural y urbana de la península, las actividades a que se dedicaron, la asociaciones que fundaron, la presencia de personajes de ese origen étnico y otras referencias asociadas con el tema. Además. Creo que el lector puede hallar material que le permita reflexionar sobre la riqueza cultural que los grupos llegados de otras partes del mundo pueden aportar al ser y el hacer de los yucatecos.


“¿Cuál fue tu motivación para escribirlo?”

Debo señalar que desde hace mucho tiempo me he sentido atraído por el conocimiento que se puede obtener de otras culturas, en este caso de las del Lejano Oriente que se distinguen por su pensamiento filosófico, su creación artística y sus descubrimientos científicos; en general, su visión del mundo tan fecunda que desde tiempo inmemorial ha ejercido una fascinación poderosa en tantas personas que se han propuesto indagar más sobre sus valores y experiencias históricas.

Ahora bien, de modo más específico, ya con esta inclinación por las culturas orientales, durante el tiempo en que realizaba una investigación sobre otros aspectos de la historia de nuestra región, pude percatarme que en los periódicos locales de fines del siglo XIX había recurrentes alusiones a los chinos que llegaron a trabajar a Yucatán, esas notas despertaron mi interés y decidí reunir esa información en forma sistemática para entender mejor ese proceso tan singular.


“¿Cómo te gustaría que la red de salas de lectura promoviera tu libro?”

Sé que la red de Salas de Lectura realiza un esfuerzo importante para acercar los libros a un mayor número de ciudadanos que pueden disfrutar y aprender de sus contenidos. Sin embargo, como autor sólo puedo pensar que cada institución tiene sus propios métodos para cumplir sus propósitos, así que respeto plenamente los procedimientos que se formulen para ello. Por supuesto, espero que mi obra pueda encontrarse a disposición del público en los acervos de la red, ya que en la medida en que se difunda lo que contiene habrá más posibilidades de entablar un diálogo provechoso con los lectores, o por lo menos inspirar interés en esta clase de temas.


“¿A qué público consideras que está dirigido?”

Si bien el libro pudiera ser de interés para algún sector del mundo académico, en realidad lo escribí pensando en un público más amplio que pudiera encontrar en él un motivo para reflexionar sobre la historia y la diversidad cultural. Por eso la estructura de la obra no es muy compleja, pues está compuesta de ocho capítulos y cada uno de ellos contiene cuatro textos breves que condensan la información reunida y la interpretación que hago a partir de ella. Creo que una lectura ágil puede propiciar un acercamiento más directo al contenido, pues además se trata de un tema que de alguna manera está presente en la memoria colectiva de nuestra sociedad, pero pienso que era necesario trascender la mera comunicación oral y la dispersión de los datos documentados al respecto.


“Me gustaría que me platicaras de tu trabajo como antropólogo y como escritor para que todos los coordinadores tengan más información sobre ti”.

Creo que mi trabajo como antropólogo y como escritor se ha desarrollado en diversas vertientes que se apoyan mutuamente, porque tanto los investigadores como las personas que se dedican a la expresión literaria se enfrentan a la necesidad de explicarse e interpretar la realidad circundante, y para hacerlo existen diversos mecanismos que se traducen, fundamentalmente, en buscar interlocutores para dar continuidad a esa tarea. Nadie puede ser ajeno a su comunidad inmediata y al universo en que ésta se inserta, así que uno simplemente orienta su actividad cotidiana hacia la aventura inagotable de descubrir y compartir lo que la sociedad y la naturaleza ponen ante nuestros ojos, independientemente de la profesión u oficio de nuestra elección. Considero necesario tender cada vez más puentes entre disciplinas que no pueden concebirse aisladas sin perder su potencial y su rumbo hacia nuevas metas.




Sin duda es uno de los libros que no pueden faltar en nuestro acervo, tanto de sala de lectura como personal. Disfrutenlo.

Cafe Literario "La edad de oro"



La sala “Edad de oro” 31150 de Mérida es una salas que vuelve a abrir sus puertas para continuar con la labor de promocionar la lectura por placer.

Esta sala esta abierta para adultos mayores, que pueden ir acompañados de cualquier miembro de su familia o amigos.

El objetivo de la sala es entretener y acercar a la gente al arte de la lectura

Cuando las profesoras Delta y Alejandrina Pérez comenzaron su labor como promotoras la mayor parte de los asistentes a esas primeras sesiones fueron personas de la tercera edad, quienes disfrutaban plenamente estas actividades. Por ello decidieron encaminar su trabajo a ese sector tan importante de nuestra sociedad. Y llevarlo a la estancia de la tercera edad en el barrio de Sta. Ana en el centro de la Ciudad de Mèrida, donde comienzan una nueva etapa ahora con un concepto más relajado para que los asistentes estén más cómodos y disfruten de una agradable tarde.

Dentro de las actividades que realizan hay la presentación del libro semanal, se hacen selecciones de textos que luego se comentan abierta y libremente dentro de la sala, hacen lecturas gratuitas al concluir las sesiones.

En motivo de que muchos de los asistentes acudían con sus familiares y amigos, la sala de lectura incremento su acervo con más libros infantiles, colecciones variadas como por ejemplo de la vida animal, consejos de la salud, etc. y también cuanta con un espacio de literatura para adolescentes.

Otras actividades donde la sala “Edad de oro” ha tenido una notable participación fue en los “Encuentros con las letras” que son actividades de varios coordinadores en alguna sala determinada, también son activas colaboradoras en lecturas en voz alta en diversas salas de lectura y en el IV Encuentro Estatal de Coordinadores de Salas de lectura.

Una de las principales metas del trabajo de esta sala es que la gente disfrute plenamente el leer, que la lectura sea una actividad placentera, de la cual siempre podemos aprender algo nuevo.




Coordinador: Delta Pérez Mejía y Alejandrina Pérez Mejía

C. 60 # 418-A por 45 y 47 Centro. Barrio de Sta. Ana. Mérida.

Tel. 9282160

Todos los viernes de 18:00 a 20:00 hrs.

Dirigida a personas de la tercera edad. Adultos mayores que pueden ir acompañados de cualquier familiar

Contacto: marvale69@hotmail.com





Música y La voz de los niños.

Las salas de Lectura "La voz de los niños" y "Melba Alfaro" se unieron en un evento donde la poesía y la música latinoamericana invadieron los sentidos de todos los asistentes.

La sala "La voz de los niños" que Coordinan los Profesores Nora Navarro y Carlos Capetillo y a la cual asisten niños entre 6 y 12 años, fueron los "teloneros" de tres grupos locales de música folklorica y fue como siempre que esta sala participa en algún evento, fue muy motivante el escuchar poesía en frescas voces y aderezada con la picardia y desparpajo natural de los niños.

Pero además promocionaron el trabajo que ellos realizan dentro de la sala, como son las lecturas de libros, el préstamo a domicilio de libros, lecturas colectivas, declamación, lecturas en atril y lecturas corales, estas tres ultimas, por cierto, fueron las que invadieron el escenario del café Peña K'aay Táan.

Después de la participación de la sala "La voz de los niños" la noche se lleno de música con el primer grupo YUM KIN que tienen la propuesta de hacer música étnica alternativa, es decir no es un seguimiento fiel del folklore, sino que lo mezcla con otros matices y sonidos para enriquecerlo, renovarlo.

En julio del 2004, Yum Kin fue uno de los 10 grupos ganadores a nivel nacional de la Convocatoria de Financiamiento a Proyectos culturales y Artísticos, organizada por la Secretaría de Educación Pública y el Instituto Mexicano de la Juventud.


Luego Armando Pacheco, Coordinador de la sala de lectura "Melba Alfaro" con guitarra en mano y acompañado por sus grandes amigos, con los que forma el grupo CALLAY "El principio" llenaron el espacio de Música Neofolklorica Sudamérica, es decir la música nueva que se hace en las regiones sudamericanas, aunque también dentro de su repertorio cuentan con melodías de la Nueva Canción Latinoamericana.

Callay es uno de los más sólidos grupos del estado dedicados a difundir estos géneros, con doce años de trabajo, ya cuentan con un amplio repertorio que abarca esencialmente, canciones difundidas en los años 70's y 80's por grupos como Inti-Illimani, Quilapayún, Illapu, Kjarkas, Los collas, Inka Taki, entre otros.


Y para finalizar la velada, pudimos disfrutar de la Música folklorica que interpreta el grupo MÁAK KU PAX "Hombre que toca" quienes fomentan el gusto por la música folklorica y popular del mundo, pero principalmente de latinoamerica.

Máak Ku Pax, también cuenta ya con una trayectoria y por ello en su repertorio podemos encontrar diversos sonidos y paisajes sonoros que nos llevan por todo latinoamerica, e incluso Europa y Asia, siempre aderezado por el buen humor de sus integrantes. Así que como verán, la música y la lectura lograron crear una inolvidable velada, que esperemos, se repita en poco tiempo.





Ley de Fomento para la lectura y el libro


El pasado 29 de abril del 2008 el Senado de la República, aprobó la Ley de Fomento para la lectura y el libro y el día 30 de abril fue aceptada por la Cámara de Diputados, la noticia la recibimos en las primeras horas del 1 de mayo cuando estábamos en pleno Encuentro Estatal de Coordinadores.

Como es de esperarse muchas voces han estado en contra y otras a favor, algunas consideran que no va a lograr cambios significativos y otros más realistas ven esto como el primer paso de un muy idílico y largo camino.


A muy grandes rasgos podemos comentarles que esta ley es de orden público, interés social y se aplicará en todo el territorio nacional. Es una confirmación a la libertad que todo mexicano tiene para escribir, editar y publicar libros sobre cualquier materia y por supuesto hay plena libertad de lectura, promoción o difusión de libros y revistas.

Esta ley va estar a cargo de la SEP, el CONACULTA, los Gobiernos estatales, municipales y del D.F. y el Consejo Nacional de Fomento para el Libro y la Lectura.

Básicamente la SEP, CONACULTA y el C.N.F.L.L son los que van a elaborar en su totalidad el programa y por supuesto ponerlo en práctica y estos serán los que coordinen a los Gobiernos estatales y a los distintos sectores de la sociedad civil, también, esta ley determina que los espacios oficiales y públicos que existen en los medios de comunicación, también sirvan para la promoción de la lectura y los libros.

Por parte de la SEP corresponde fomentar el acceso a la lectura e ir adecuándola a la compresión lectora de los niños, como base se tomará el nivel educativo que estén cursando. Garantizar la oportuna y eficiente distribución de los textos gratuitos, así como de los acervos para las bibliotecas escolares y las bibliotecas de aula. Y para hacer un adecuado uso de esos acervos todo el personal (o la mayoría) de las escuelas deberá tener formación inicial y permanente como promotores de lectura. Promover la creación de nuevos materiales didácticos o libros de índole educativa. Hacer estudios periódicos sobre el impacto de las prácticas lectoras. Fortalecer los vínculos entre escuelas y bibliotecas, impulsar carreras técnicas y profesionales que estén dentro del ámbito de la edición, producción, promoción y difusión. Y ser un vinculo para poder trabajar en colaboración con autoridades y órdenes educativas de toda clase, es decir gubernamentales, institucionales, superiores, privadas, etc.

Al CONACULTA le corresponde coordinar los distintos órdenes de gobierno federal, estatal, municipal y del DF, la iniciativa privada y a la sociedad civil para el fomento de programas, proyectos y acciones que promuevan la cultura escrita. También debe de alguna manera garantizar la existencia de materiales escritos de interés diverso en la red de bibliotecas públicas y programas de fomento a la lectura como son Las Salas de Lectura. Dentro de sus actividades también está el garantizar el acceso de la población en general a los libros por medios gratuitos o pagados como son las librerías. Y por último debe generar programas constantes de capacitación profesional para los promotores de lectura y los bibliotecarios de la red nacional de bibliotecas públicas.

Se creó el Consejo Nacional de Fomento para el Libro y la Lectura el cual contribuirá a que esta ley se cumpla, asesorará en la elaboración del programa de Fomento para el libro y la lectura, propondrá a las autoridades competentes la adopción de medidas jurídicas, fiscales y administrativas que ayuden a fortalecer el mercado del libro, la lectura y la actividad editorial en general. También serán los conciliadores de los distintos actores de la cadena del libro, (Que es el conjunto de personas físicas o morales que están inmersas en la creación, producción, distribución, promoción, venta y lectura del libro) promoverán el conocimiento de las distintas leyes que abarca la cultura escrita como son: La ley de derechos de autor, la ley de imprenta o la ley general de educación.

A su cargo también estará la creación de una base de datos que contemple: catálogos y directorios colectivos de autores, obras, editoriales, industria gráfica, bibliotecas, librerías mexicanas y que debe estar disponible para la consulta en red desde cualquier país. Además de que se creará una base de datos con acceso libre al público, que contenga el registro del precio único de los libros. También deberá promover la formación profesional de los diferentes eslabones de la cadena del libro. Impulsar la participación ciudadana, fomentar los derechos de autor, proponer la realización de estudios e investigaciones que permitan el desarrollo de estas ley, proponer incentivos para la creación, edición, producción, difusión, traducción, venta, exportaciones a las diferentes lenguas que hay en el país, además de fomentar la traducción de textos nacionales a lenguas extranjeras.

Por otro lado esta Ley también establece que toda persona física o moral que edite o importe libros va estar obligada a fijar un precio de venta al público. Las editoriales fijarán libremente este precio. Y el Consejo Nacional de fomento (...) deberá registrar en una base de datos estos precios que deberán estar disponibles para la consulta pública.

Este precio podrá disminuir cuando sean libros editados o importados con más de 18 meses de anterioridad, así como los libros antiguos, los usados, los descatalogados, agotados o artesanales.

Todo este movimiento legal, fiscal y administrativo en realidad puede ser una forma de propiciar políticas, programas, proyectos y acciones que fomenten la edición, distribución, comercialización y por supuesto venta y lectura tanto de libros como de revistas; esto no solo beneficiará a librerías, bibliotecas y a vendedores menudistas, también a la tan abandonada industria editorial e incluso, si lo vemos más positivo aún, que la competitividad del libro y revistas mexicanas cumplan los estándares de calidad adecuados tanto en nuestro país, como en el resto del mundo, es decir en un futuro inmediato sería creación de empleos y proyección de las letras mexicanas

También tiene la idea de crear profesionales en el campo de la promoción que posiblemente no sea solo para la lectura, posiblemente sea para muchas otras áreas, ya que la lectura está vinculada con muchas más áreas del las artes, la ciencia y lo social

El beneficio primordial que se busca es la igualdad social a la hora de comprar un libro, que todos tengamos a nuestro alcance lecturas que sean para nuestro crecimiento personal. Así que la única manera en que esta ley traiga tantos beneficios es seguir trabajando y seguir creando lectores, que son los únicos que podrán hacer que estas nuevas disposiciones se logren y sean para el beneficio de todos.

A final de cuentas las leyes se hacen para hacer un bien a la comunidad y es quehacer de los ciudadanos que este sencillo objetivo se lleve a cabo o no. Por mientras en nuestro deseo de promover la lectura nos toca conocer esta ley para saber a qué nos enfrentaremos, dentro de poco y por supuesto aquí les damos esta información y la liga a la pagina oficial de esta Ley, que dentro de lo que cabe está bien armada, pero no es imparcial, ya que solo ponen los documentos a favor de la ley, pero lamentablemente si quisiéramos saber los probables contras tendremos que hacer uso de el buscador de Internet o de los periódicos.

Para entrar al sitio oficial den clik en la imagen:


Les recomendamos que lean el apartado "Por qué es necesaria una nueva ley"


Descarga la Ley de fomento a la lectura en PDF

Da clic en la imagen.







IV Encuentro Estatal de Coordinadores de Salas de Lectura. Ticul 2008

Realizado del 1 al 4 de mayo en Ticul, Yucatán fue un evento muy enriquecedor y cumplió definitivamente los objetivos, como el brindar un espacio de encuentro para el intercambio de experiencias entre los diferentes actores del programa como son la coordinación operativa, los coordinadores y los lectores.

Se fortaleció la unión entre coordinadores y capacitadores que en esta ocasión fueron Jesús Heredia Caamaño y Miguel Ángel Sánchez Rico, esto ayudó a que los coordinadores se sintieran más animados a seguir realizando la promoción continua del programa con diversas actividades relacionadas con la lectura y que fueron discutidas directamente con los capacitadores, quienes también siempre estuvieron dispuestos a resolver dudas, a hacer sugerencias ante los proyectos de los coordinadores y siempre dando la oportunidad de que cada coordinador plantee sus planes de trabajo.

Se logró analizar, reflexionar y proponer planes para continuar con la promoción de la lectura. También se expusieron los problemas que los coordinadores han enfrentado en su labor e igualmente se hablaron de los logros.



Se conoció el testimonio del programa Salas de Lectura en otros lugares gracias a las experiencias de los instructores y Rosa María Barron Alvarado, (sinfronteras@sbcglobal.net) coordinadora de una sala en Brownsville, Texas instalada en la Plaza Comunitaria donde recibe a los emigrantes mexicanos que llegan a E.U.

Rosy explicó que la situación de su sala a pasado por problemas difíciles como la falta de apoyo y espacio, inasistencia y falta de compromiso por parte de las autoridades pero mal que bien ella ha salido adelante y aunque su situación es difícil, ella planea seguir adelante con su proyecto de ayuda a los inmigrantes y por supuesto con su sala de lectura.

Se reflexionó y analizó el quehacer del promotor de lectura y sobretodo del coordinador como lector; del mismo modo se propusieron formas para seguir desarrollando la labor del programa de manera conjunta Coordinación Operativa, coordinadores y autoridades del Instituto de Cultura de Yucatán.

Además se informó a los coordinadores la situación actual del programa a nivel nacional y estatal para que los coordinadores tengan una visión amplia de lo que su labor representa.

A partir de este encuentro se hizo un compromiso de hacer todo lo posible por incentivar la labor de los coordinadores para que sigan impulsando de manera continua, motivar su permanencia en el programa y generar iniciativas, siempre de manera colectiva que ayuden a fortalecer la red de salas de lectura que está renovándose y revalorándose.

Del mismo modo se hizo participe al municipio de Ticul en este encuentro, ya que se realizó una actividad en la concha acústica a manera de demostrar y reunir toda la experiencia de los coordinadores para dar a conocer lo que es el “Programa Nacional de Salas de Lectura” y se logró llevar un espectáculo de lectura en voz alta, narraciones, cuenta cuentos y música para invitar al público a ser parte de este.



Otros logros que se dieron fueron los lazos afectivos, algunos coordinadores de salas de lectura fortalecieron la expresión verbal y corporal y se retroalimentaron con las diversas actividades que los instructores hicieron y con las que los coordinadores expusieron a la hora de narrar sus experiencias.

Así que en realidad fue una jornada buena que esperemos sea el principio de un renovado “Programa salas de lectura en Yucatán”

Día Mundial del libro y los derechos de autor.



Con la celebración de este día en el mundo entero, la UNESCO pretende fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. El 23 de abril de 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

La idea de esta celebración partió de Cataluña, España, donde este día es tradicional regalar una rosa al comprador de un libro.

El éxito de esta iniciativa depende fundamentalmente del apoyo que reciba de los medios interesados (autores, editores, libreros, educadores y bibliotecarios, entidades públicas y privadas, organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación), movilizados en cada país por conducto de las Comisiones Nacionales para la UNESCO, las asociaciones, los centros y clubes UNESCO, las redes de escuelas y bibliotecas asociadas y cuantos se sientan motivados para participar en esta fiesta mundial. (1)




Yucatán no podía quedarse atrás, por ello la Subdirección de Literatura y Promoción Editorial del Instituto de Cultura de Yucatán organizó una semana de actividades literarias y la Coordinación Operativa convocó a un "Encuentro con las letras" que se llevó a cabo el pasado 23 de abril, en las instalaciones de la Biblioteca Pública Central Estatal "Manuel Cepeda Peraza". Donde varios coordinadores de Salas de Lectura de Mérida, Izamal y Progreso, ofrecieron una jornada de lecturas de diversos géneros y dirigidas a todo tipo de público.

Contamos con la presencia de Rosy Gutiérrez de la Sala de Lectura 31001; Carlos Capetillo y Nora Navarro de la sala 31141, "La voz de los niños"; Norma Ortega de la sala 31143, "Tuum Ben Bej"; Delta y Alejandrina Pérez de la sala 31150, Cafe Literario "La edad de oro"; Wilma López de la sala 31149 "Despertar al saber"; Justino Carrillo de la sala del centro cultural "Iberica"; Manuel Ortiz de la sala 31002 y William Aldana de la Sala de Lectura 31075"Zamna"











Inaguracion de la Sala Tuum ben bej

Un libro como un viaje,
se comienza con inquietud
y se termina con melancolía.


Una nueva sala siempre va ser un motivo para celebrar y en este caso no fue la excepción al inaugurarse la sala de lectura “Túumben Bej”.

Norma Ortega, comienza esta aventura como coordinadora de sala en las instalaciones del Centro de Información, Documentación y Estudios Especializados sobre la Mujer y Relaciones de Género “Felipa Poot” (CEDOC) del Instituto para la Equidad de Género en Yucatán. Norma nos comenta:
“Tùunmben Bej”, significa Camino Nuevo. Decidimos nombrarle así por que nos hace referencia a este nuevo viaje que emprenderemos con el apoyo del CEDOC y el IEGY. Un camino al cual incursionaremos para llegar al conocimiento a través de la riqueza de los libros.


Las lecturas nos llevarán por ese camino nuevo, donde hombres y mujeres nos encontraremos en un diálogo equitativo y libre de discriminación, con diferentes temas para analizar y reflexionar sobre los tópicos como la violencia, la tolerancia o sexualidad.


Un camino nuevo para intercambiar ideas y pensamientos con perspectiva de género.


Bajo esta concepción nace el nombre “Tùumben Bej”. Esta sala se encuentra situada dentro del CEDOC.



La idea surgió por el deseo de ayudar a personas adultas, así como de la tercera edad a conocer los libros, sus derechos y con la finalidad de que estén más preparadas para la vida actual.


La sala está dirigida a personas de cualquier nacionalidad mayor de 25 años.



Queremos crear una cadena de lectura donde lo más importante sea el aprovechamiento de las personas. Va estar dirigida tanto a personas que no leen y para los que leen esporádicamente o por hobbie, para que ve
an la diferencia entre leer y aprender.

En nombre de todas las salas de lectura del Estado, de las autoridades del Instituto de Cultura de Yucatán y la Coordinación operativa le deseamos la mejor de las suertes a Norma y le reiteramos nuestro apoyo para que continúe por mucho tiempo su labor de promoción a la lectura.


¡Felicidades!






Coordinadora: Norma de los Angeles Ortega Gallardo

C 86 No. 466 C Ex Penitenciaria Juarez. Instituto para la Equidad de Género en Yucatán (IEGY)

CONTACTO: biblio373@hotmail.com




Descarga el volante
dando click en la imagen

Revista NARRATIVAS

Internet se esta volviendo una gran herramienta para la literatura, sobre todo con los blogs y las Revistas virtuales. Entre estas ultimas una de las más importantes en el ciber espacio es “NARRATIVAS”

Esta revista electrónica que nación en abril del 2006 es un proyecto abierto a todo narrador que tenga algo que contar, narradores con trayectoria o que apenas están comenzando, por supuesto pasando por una selección que es la que a mantenido la calidad literaria de la narrativa breve sino también de artículos, reseñas, entrevistas, etc. Es una revista totalmente gratuita y de fácil descarga. Para protección de los autores, maquetadores y diseñadores, se distribuye en formato PDF y esto también contribuye a una lectura más cómoda y si alguno de los artículos o textos nos agrado y queremos compartirlo en nuestras salas de lectura, podemos imprimirlo o en el mejor de los casos podemos imprimir toda la revista.

Su propósito principal es dar testimonio de la narrativa en castellano actual, ademas ser una manera sencilla de conexión entre autores y lectores. Simplemente eso, es un trabajo sencillo, con un criterio de calidad bastante bueno que podemos distinguir al leer las decenas o incluso ya centenas de paginas, que de pronto no regalan textos tan bellos como Toñita de Beatriz E. Mendoza en el primer número o Kayla de Agustin Fest Salazar en el segundo número o Cuento de reyes de Julio Blanco García en el séptimo número. Hay textos de lo mas diverso y para todos los gustos. La mayoría para jóvenes y adultos, aunque dentro dentro de algunas actividades de sala de lectura como narración oral, radio cuento o el cuento mocho, donde cada uno dibuja su final, bien se podrían hacer adaptaciones para niños mayores de 8 años y adolescentes.


En fin es mejor que ustedes mismo la vean y la disfruten, les dejamos la liga para que visiten el sitio, donde podrán descargar la más reciente que es el número 10 y donde también están disponibles los números anteriores:





http://www.revistanarrativas.com/

Salas de Lectura de Chihuahua.


Navegando por la Red, descubrimos una agradable sorpresa al encontrarnos la página oficial del Programa Nacional de Salas de Lectura en Chihuahua.


Aunque apenas están construyendo el sitio y aún falta mucha información, al parecer va ser un portal bastante funcional y que cumplirá con las necesidades de comunicación que sus Coordinadores y el público de Chihuahua requieran.

Lo que podemos encontrar es información del Programa Nacional en general; datos sobre algunos libros de producción local y de autores de ese Estado que pertenecen al programa. También podemos ver algunas fotos de actividades que los chihuahuenses han realizado con el programa y nos ofrecen una lista de sitios Web que pueden ser del interés de los visitantes.


Visiten la página:



Desaparece de programas oficiales el lema Hacia un país de lectores

Los proyectos se mantienen; "no habrá eslogan pero sí trabajo":
Vicente Herrasti


Afirma el director de Publicaciones del CNCA que en el sexenio pasado bajó "sensiblemente" la promoción del catálogo propio

Se estudia plan para impulsar y profesionalizar librerías.

ERICKA MONTAÑO GARFIAS

Ampliar la imagen Mientras el mundo celebra al libro y la lectura, la que iba a ser nuestra principal biblioteca, la Vasconcelos, se mantiene cerrada, en reparación, sin planes cercanos para ser abierta Foto: Cristina Rodríguez

Hacia un país de lectores desaparece. El lema que durante cuatro años promovió el ambicioso programa de promoción de la lectura y el libro de la administración del entonces presidente Vicente Fox no se utilizará en los trabajos que al respecto se realizarán desde el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), por conducto de la Dirección General de Publicaciones (DGP).

Uno de los lineamientos que estableció Sergio Vela, el nuevo titular del CNCA, "fue evitar estas etiquetas que en el pasado funcionaron como motivo de dirección de los programas. En este caso no vamos a tener una etiqueta como Hacia un país de lectores sino que vamos a actuar sin ningún tipo de denominadores. Nuestra pretensión es llegar a un impacto real y mucho mayor en los programas de fomento a la lectura y promoción editorial", dijo en entrevista el director general de publicaciones, Vicente Herrasti, en el cargo desde febrero pasado.

El escritor y ensayista subrayó: "no habrá eslogan, pero sí trabajo. Los programas que integraban Hacia un país de lectores no sólo se mantienen sino que estamos analizando nuevas formas de promoción. No vamos a tener un lema porque nos sirve para muy poco si se pone uno a considerarlo a mediano y largo plazos".

Sin embargo, aclaró, aunque permanezcan líneas como la participación en ferias de libro, creación de salas de lectura, programas de radio, publicaciones y coediciones, entre otras, no significa que se mantengan inmóviles, y aun cuando no se cuenta con un balance detallado de lo que se hizo en materia de lectura durante la presidencia de Sari Bermúdez, sí se han detectado asuntos de atención inmediata como una "baja sensible" en la promoción de los títulos de la DGP, "y en eso vamos a redoblar esfuerzos al 500 por ciento".

También, aunque se conservan los planes de coedición con editoriales privadas, se prevé un cambio sustancial. "Hasta ahora 73 por ciento de las publicaciones se realizaban en coedición y 27 por ciento eran ediciones propias. La intención es equilibrar esto y que este año la proporción sea de 65 por ciento en coediciones y 35 por ciento en ediciones propias". El catálogo de la DGP está integrado por 4 mil títulos, de los cuales al menos 3 mil 100 se mantienen vivos.

Otro de los problemas que se enfrenta en materia de promoción de la lectura es la forma de medir el impacto real de estos programas entre la población. El año pasado se dieron a conocer los resultados de la flamante Encuesta Nacional de Lectura que se realizó en colaboración con otras instituciones: los mexicanos leen 2.9 libros al año, aunque esa cifra ha sido cuestionada, pues se toma en cuenta la lectura de los libros escolares y no sólo los de la "lectura espontánea o por placer".

Es necesario, continuó Herrasti, encontrar mecanismos de medición de lectura que, al final de cuentas, sólo se puede contabilizar a largo plazo. "Hasta el momento no se ha analizado la posibilidad de una nueva encuesta, pero es obvio que tendremos que seguir con este trabajo para tener una radiografía del panorama cultural mexicano".

El objetivo seguirá siendo acercar los libros a los lectores. Lo que los aleja de la lectura "es esa especie de porcenalización del libro. Se cree que el libro y el arte son para la punta de la pirámide, y esto sucede en todo el mundo. La tendencia ahora es desacralizar el libro, y eso no significa el que se vea como un elemento de valor reducido" sino que se afiance la idea de que los libros son para todos.

La intención era buena, pero estaba mal aplicada

José Angel Quintanilla, quien acaba de concluir su trabajo de tres años como presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, hace un balance de lo que representó Hacia un país de lectores para el sector.

"Me parece que la intención del programa era y es muy buena: lograr que en nuestro país el hábito de la lectura sea parte de la vida diaria. Entre más leemos más comprendemos por qué pasan las cosas, más herramientas tenemos para proponer cosas nuevas, para argumentar contra lo que no nos parece.

"El hecho de que uno de los soportes fundamentales del programa fueran las bibliotecas de aula permitió el sueño de muchos: que los niños tengan cerca los libros y por ello los programas de promoción de la lectura pueden tener alcances sustantivos."

Sin embargo, añadió, la forma en la que se aplicaron no era la adecuada para la industria editorial, porque "el valor que se nos estaba pagando a los editores que participamos estaba muy castigado, así aumentaron los costos pero los ingresos se mantuvieron en los mismos niveles".

Además, en lo inmediato no habrá resultados palpables, ya que todas estas iniciativas son a mediano y largo plazos; para que los programas funcionen deben atenderse otros aspectos, como el fortalecimiento en la distribución de libros, que es uno de los eslabones más débiles de la cadena productiva editorial en México, ya que sólo 6 por ciento de los municipios tienen librerías.

Ahora los niños y adolescentes acceden a los libros por los que les dan en las escuelas, pero "si queremos que sigan leyendo tendremos que establecer mecanismos para que sea mediante las bibliotecas municipales, las salas de lectura, los convenios con los distribuidores y libreros los que atiendan las zonas más amplias, para que puedan crearse librerías", y por ello ya se analizan programas como el que funciona en Francia, en el cual los editores, con aportes del Estado, apoyan la creación y profesionalización de las librerías.



La llave de plata

© José Antonio Millán


Un personaje del escritor fantástico H. P. Lovecraft emprende la búsqueda de una ciudad con cuyas cúpulas doradas en el sol de la tarde había soñado tantas veces. Perdido entre las marañas de callejuelas puede, por fin —gracias al auxilio de una mágica llave de plata—, acceder a ella. Cuando lo logra, descubre que no es otra que su propia ciudad natal: manifestada o revelada bajo una nueva luz.

Sí: la ciudad onírica estaba dentro de su ciudad real (podemos extrapolar nosotros ahora) como el conocimiento está dentro de la información: agazapado, polvoriento, esperando la llave mágica.

Y ya es hora de revelar nuestro secreto: la llave mágica del conocimiento es la lectura. Será necesario repetirlo, porque estamos subyugados por la magnitud y las virtudes de los nuevos prodigios tecnológicos, y al tiempo deberemos reaprender las potencialidades y las maravillas de algo que consideramos trivial, sólo porque lo poseemos ya, y porque nos acompaña desde hace muchísimo tiempo.

La lectura es la capacidad de los humanos alfabetizados para extraer la información textual. (Existe también la "lectura de las imágenes" de la que habremos de hablar igualmente...) Y es hora de avanzar la tesis central de estas páginas: la lectura es la llave del conocimiento en la sociedad de la información.

La colosal acumulación de datos que ha constituido la sociedad digital no será nada sin los hombres que los recorran, integren y asimilen. Y esto no será posible sin habilidades avanzadas de lectura.

Es cierto que el acceso a la información digital exige nuevos saberes. Algunos de ellos antes estaban confinados a profesiones muy especializadas (los documentalistas, los bibliotecarios). Pienso en la capacidad de manejar bases de datos, en la utilización de palabras clave para las búsquedas, en el uso de operadores booleanos en la indización de la documentación propia... Todo ello es real: son saberes nuevos, antes reducidos a una práctica profesional, y hoy necesarios hasta para el escolar que prepara un trabajo. Pero además de ellos, y vitalmente necesarios para la conversión de las informaciones halladas en conocimientos, está la habilidad tradicional de lectura.

Que no nos extrañe: el desarrollo humano no avanza en zigzag ni a saltos, sino que normalmente construye sobre lo anterior. La lucha por comprender y utilizar las nuevas tecnologías digitales exige muchas cosas nuevas, sí; pero presupone las antiguas. Y la más importante de ellas es la lectura.



¿Qué hay en la lectura?

La lectura es una habilidad de un tipo muy desarrollado: de hecho es la suma de varias habilidades psicológicas que se adquieren y se ejercitan a edad temprana. Como ocurre con las facultades humanas que usamos desde siempre (la maravilla del lenguaje, de la percepción visual), es difícil darnos cuenta cabal de su complejidad.

La lectura comprende, en un principio, la capacidad de discernir una letra de otra: ¿qué tienen que ver las siguientes formas entre sí?




Poco: y sin embargo todas son la a. ¡Qué entrenamiento visual y gráfico, qué finura de apreciación requiere identificar los signos a través de tipografías, tamaños y características diferentes!

A continuación, está la habilidad para leer bloques completos de letras: las palabras. Como los lectores de este texto son avanzados en la tarea, no reparan en la forma en que la están realizando. Los lectores avanzados no leen letra a letra, sino que más bien reconocen las formas típicas, globales, de cada palabra y las interpretan en conjunto:




Y no para ahí la cosa: somos capaces de descifrar no sólo la palabra en la que fijamos la vista, sino además las que se encuentran a sus costados:



Pues bien: los lectores que no llegan a este estadio de lectura por bloques no han alcanzado el pleno desarrollo de la habilidad. Leerán despacio y mal...

Más maravillas: las letras convocan sonidos en nuestra mente, pero los lectores avanzados leemos en silencio. Esto es nuevo en la historia: no ha sido siempre así. Durante muchos siglos la lectura, incluso la lectura solitaria, fue siempre en voz audible. ¿Cómo lo sabemos? Un pasaje de las Confesiones de San Agustín (siglo IV d.C) nos relata el asombro que sintió cuando sorprendió a San Ambrosio leyendo en soledad... ¡en completo silencio!

Las personas con escasas habilidades lectoras murmuran cuando leen. Otras no emiten ningún sonido, pero practican lo que se conoce como subvocalización: su glotis se mueve imperceptiblemente. Ni unas ni otras han interiorizado la conversión directa de texto en significado, y por lo tanto son lectores defectuosos y poco hábiles.


Dar forma a la información


Y ya es hora de que avancemos un paso más, y de camino nos acerquemos a lo que es el auténtico objetivo de estas páginas. En realidad, nuestra forma de leer actual —rápida, silenciosa, eficiente— fue surgiendo en paralelo al desarrollo de lo que hoy llamaríamos tecnologías editoriales. Los lectores de antiguos manuscritos leían en voz alta, entre otras cosas porque los textos estaban escritos sin separación de palabras:

intenteustedsihaceelfavorleerestaristradeletrassinpronunciarla



A medida que avanza la construcción del espacio gráfico y tipográfico en los libros, aumenta la finura de la información suministrada; a medida que los procedimientos de representación textual se refinan, los sistemas de lectura avanzan, mejoran y se automatizan. Es una dialéctica entre mejoras tecnológicas y habilidades psicológicas: en su desarrollo mutuo llegan a la evolución y eficiencia que conocemos en el libro y la lectura modernas... Ambas han crecido juntas.

Los desarrollos editoriales y tipográficos fueron preparando el terreno para lograr una extracción de información rápida y eficiente. Por una parte se crearon tipos de letra claros y legibles. Por otra, se desarrollaron diseños de página adecuados a las capacidades de lectura (líneas sin demasiados caracteres, blancos para dar descanso visual). Al tiempo, se crearon los primeros dispositivos de interactividad textual avant la lettre: márgenes amplios para acomodar los comentarios manuscritos del lector, páginas en blanco para sus adiciones y comentarios....

La producción de las obras reforzó estas características facilitadoras de la lectura: papeles de un color claro uniforme (pero no tan blancos como para que la luz reflejada hiriera los ojos); impresiones claras y nítidas, encuadernaciones que permiten el manejo cómodo de la obra...

Los recursos tipográficos ayudaron desde muy pronto a que el lector comprendiera la jerarquía de los contenidos. La división en capítulos con sus títulos y apartados estructuró las obras. Las notas al pie, las apostillas y el cuerpo menor permitieron diferenciar al texto principal de los elementos laterales, o menos importantes. Las entradas de los capítulos, los cuadros sinópticos y los esquemas resumieron la información para una consulta rápida.

Mientras tanto, la paginación permitió crear índices de contenido, y su unión con la ordenación alfabética creo los índices analíticos. Todas las tecnologías de acceso interno a la información estaban dispuestas, y pervivieron con pocas modificaciones durante cinco siglos.

Los lectores avanzados, aliados con estos dispositivos refinados de apoyo a la lectura, buscaron, encontraron y compartieron información, y crearon durante mucho tiempo la cultura de nuestra sociedad.


Hasta aquí

Bien: llegados a este punto, el lector ya debería tener claras ciertas cosas, que pasamos a recapitular:

* el manejo de la información en la sociedad actual exige capacidades desarrolladas de lectura

* la lectura es una suma de habilidades complejas

* la forma editorial de los libros ha contribuido al desarrollo de esas habilidades, y al tiempo las favorece

En la segunda parte iremos más allá: cómo la lectura permite no sólo la construcción del conocimiento, sino también su comunicación. Y para finalizar exploraremos la consecuencia natural de estas premisas: los colectivos que quieran afianzar su posición en la sociedad de la información deben favorecer la lectura. ¿De qué manera?




Primera parte de dos del documento virtual que se encuentra en:


Visitas

Síguenos por correo electrónico

ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA
Vigésima segunda edición

Entradas populares

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails